CCOO augura un nuevo curso escolar lleno de dificultades

Se producirán movilizaciones en el sector educativo si no se producen mejoras en el próximo curso

0

REDACCIÓN – INSITU DIARIO

El secretario General de Enseñanza de CCOO de Andalucía, Diego Molina, ha advertido hoy en Córdoba que el inicio del próximo curso escolar será “complicado” y “caliente” de mantenerse las instrucciones de la Consejería de Educación que, en opinión del sindicato, son “irresponsables” e “insustanciales” porque ni garantizan la seguridad del alumnado y las plantillas de los centros educativos, ni mejoran la calidad educativa, según una nota de prensa de CCOO.

Molina ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha hecho balance del curso escolar en el que “la Consejería de Educación no ha estado a la altura de las circunstancias ni durante el estado de alarma, ni durante la desescalada ni en la organización del próximo curso”, dijo y añadió que tampoco el Ministerio de Educación ha estado a la altura. “En el tema de la ratio, la ministra Isabel Celaá empezó diciendo que se exigiría a las comunidades que hubiera 15 alumnos por aula, luego se dijo 20 y luego se ha dado mano libre a todas las comunidades, de manera que cada comunidad puede hacer lo que le dé la gana, es decir, que puede haber 17 maneras de ver el inicio del curso 2020/2021”, criticó.

“Durante la pandemia la Educación se ha tenido que reiventar”, dijo el responsable sindical quien criticó que el profesorado se haya visto “absolutamente solo, sin medios tecnológicos, sin el apoyo de la Consejería” y “sin posibilidad de comunicarse con aquellos alumnos que estaban en una peor situación, lo que se ha llamado brecha digital, brecha que coincide con la brecha social”. Según la Consejería de Educación han sido 90.000, pero según las estimaciones de CCOO podrían alcanzar los 150.000 estudiantes los que no han podido seguir el proceso de enseñanza-aprendizaje por la brecha digital.

Para CCOO, el sector educativo más castigado ha sido el de los servicios socio-educativos. En este ámbito, el secretario de Enseñanza recordó que aún hay Personal Técnico de Inclusión Social (PTIS) e Intérpretes de Lengua de Signos (ILSE) que aún no han cobrado sus nóminas o, en el caso de los que están incluidos en un ERTE, el desempleo. Precisamente hoy PTIS e ILSE han vuelto a manifestarse ante el Palacio de San Telmo para exigir los pagos que se les adeudan.

En difícil situación se encuentran también las Escuelas Infantiles que, aunque han recibido subvenciones durante la pandemia, han sido absolutamente insuficientes y “muchas de ellas van a tener que cerrar” porque en las ayudas establecidas por la Consejería “no reciben ni un solo céntimo”.

No mejoró la situación en el periodo de desescalada –que empezó el 18 de mayo-. “Denunciamos por activa y por pasiva que no se cumplía la Ley de Prevención de Riesgos” ni “se tuvo en cuenta a los comités de seguridad y salud” ni “se hicieron las preceptivas evaluaciones de los centros, que son obligatorias, no porque lo digamos nosotros, sino porque lo dice la ley», remarcó Molina.

Si complicado ha sido el curso que acabamos, el que llega no se prevé más fácil. De hecho, Diego Molina afirmó que “el instrumento principal para garantizar la seguridad y la calidad educativa es la reducción de ratios” e hizo referencia al estudio de la Universidad de Granada que estima que una clase de 20 alumnos de Educación Infantil implica contacto con más de 800 personas en los dos primeros días y si es de 25 alumnos, en los dos primeros días se generan contactos con 1.250 personas. “A los expertos les llama la atención la renuncia de la administración a la reducción del número de estudiantes en clase y a la falta de reforzamiento de las plantillas”, apuntó el responsable sindical quien insiste en que el reforzamiento de plantilla anunciado es insuficiente. En Andalucía hay 4.500 centros públicos y están previstos 4.014 profesores más, “no hay ni un profesor por centro”, recalcó. En este sentido, CCOO ha realizado un estudio que calcula que, para una ratio de 15 estudiantes por aula, se necesitarían 50.000 docentes y 25.000 aulas.

Por otra parte, el secretario General de Enseñanza denunció que “está habiendo supresiones de unidades públicas en Andalucía” en donde “llevamos aproximadamente una década con más de 2.000 supresiones de unidades públicas, solo el año pasado 415”. Y no solo se cierran unidades. “Tenemos datos de que en Cádiz cierran dos centros enteros”, lamentó Diego, quien criticó que la nueva directiva deje toda la responsabilidad sobre los equipos directivos de los centros. “Todo el mundo se va a esconder. Nadie va a querer ser responsable, ni coordinador ni miembro de la comisión del COVID en los centros sin tener la formación ni la información. Tiene que haber gente especializada, no los propios profesores, que están al borde del colapso”, hizo hincapié Molina, quien remarcó que a las movilizaciones que ya se están llevando a cabo contra los recortes en las universidades públicas –cuantificados en 135 millones de euros-, por el impago a PTIS e ILSE, por las ratios, se sumarán nuevas acciones de protesta porque “así no se mejora la calidad de la enseñanza”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.