El Covid-19 golpea una de las mayores ilusiones de cada año. Son tiempos difíciles para el sorteo de la lotería de Navidad, una de las tradiciones más populares del país. Muchos españoles depositan sus esperanzas esperando ser afortunados y poner la guinda al pastel para celebrar con sus familiares y amigos los últimos días navideños. Los menos afortunados suelen decir que prefieren salud, pero en tiempos de pandemia, el deseo del ganar algo de dinero también se ha esfumado.

Insitu Diario ha contactado con diferentes administraciones de lotería. Todas coinciden en que la alarmante situación sanitaria ha afectado de manera preocupante a la venta de los boletos de la suerte.

Han desaparecido las clásicas colas para adquirir un décimo en El Gato Negro

Es el caso que cuenta Juan Francisco León de la Administración número 4, más conocida como El Gato Negro. León es la segunda generación de loteros que continua con la tradición que aprendió de su madre. Recuerda como otros años se hacían dos colas para adquirir su boleto de navidad y que duraban todo el día. Y no solo cordobeses, cuenta que la plaza de las Tendillas se llenaba madrileños que pasaban por la ciudad y regresaban con su número a la capital, esperando un poco de suerte.

Los números de la fortuna dependen de cada uno, como fechas preferidas o incluso supersticiones. En el caso de León, todos los años adquiere el 30.575 porque «mi padre lo compró un año y le tocó un buen premio en aquella época». Desde entonces, no ha dejado de hacerse con su número favorito.

León asegura que este año la lotería también sufre una grave crisis. Comenta que «los lunes son días un poco mejores, porque vienen a cobrar otros premios y se llevan un número de navidad», no obstante, «la cosa está muy tranquila».

Por otro lado, indica que la disminución del turismo también ha afectado de manera directa, aunque espera que mejore para el puente de la Inmaculada porque «son los mejores días de venta, sin duda», aclara.

Administración de lotería El Gato Negro. Foto: Miguel Valverde
Administración de lotería El Gato Negro. Foto: Miguel Valverde

Ana Pino, empleada de la Administración de loterías 13, en Doce de Octubre 21, confirma la misma situación. Trabaja desde hace más de 30 años en el punto de venta número 13. Desde entonces ha observado, poco a poco, la caída progresiva del sector.

Desde la Administración número 13 recomiendan adquirir los décimos para regalar o como recuerdo de Córdoba

Como hacen desde hace años, comienzan a vender la lotería de Navidad en la primera semana de julio. De este modo, los turistas que visitan la ciudad pueden adquirir su lotería para ofrecerlo como regalo o recuerdo de Córdoba.

Asegura que el puente de la Constitución y la inauguración del alumbrado de Navidad son fechas clave. Los cordobeses y otros visitantes llenan las calles de la ciudad para pasear o comprar los regalos del día de Reyes. No obstante, el Covid-19 ha causado que «las ventas bajen enormemente», asegura la suministradora de lotería. «Hay muchos comercios cerrados y se ha notado la caída», continúa.

Administración Nº 13
Administración Nº 13. FOTO: RAM

Pino cuenta cuando la Administración se ubicaba en el Paseo de la Victoria y entregaron un premio de 50 millones de pesetas a cuatro personas, el 13 de septiembre de 1986. Por aquel entonces ya sabían que se trasladaban al nuevo punto de venta en la calle Doce de Octubre. Allí se encontraba Renfe, los concesionarios de Renault, BMW y otros tantos comercios. Lo recuerda como una calle que define de «extraordinaria«. Todo el movimiento de cordobeses y «personas de los pueblos que venían a la avenida América para el centro de médicos especialistas» cuenta que daban mucha vida a la zona.

Aquella calle que recuerda «ha muerto», asegura. La imagen de hoy es muy diferente. Algunos vecinos pasean con las mascarillas, respetan la distancia de seguridad y se dirigen directamente a hacer sus recados. Pero esta caída del negocio no ha nacido con el coronavirus.

«Hay una gran crisis«. A juicio de Pino, «la lotería nacional cae en picado y los jóvenes prefieren adquirir la bonoloto o la primitiva», es decir, posibles premios más elevados al precio de un euro. Pero no todo es el premio, la lotería forma parte de la Navidad, «es la tradición de familias, amigos, hermandades, asociaciones… es un sentimiento», aclara.

Para los amantes del 13, en Doce de Octubre 21 juegan el 83.013

De treces va la cosa. Como el número de la Administración, los números preferidos para la lotería de Navidad de sus clientes son el 13, 15 y 69. Además, hace más de 30 años que están abonados a la serie 83.013. Esta serie está reservada para clientes fijos, que pasan de padres a hijos y los familiares del difundo abonado que quieren seguir jugándolo.

El número 13 también sufre su propia crisis. Desde el punto de venta de Doce de Octubre recuerdan que años atrás había lista de espera para hacerse con un décimo acabado en 13. Para quienes no saben aún que regalo hacer, ahora quedan algunos boletos libres.

De Porcuna, Marbella, Barcelona, Málaga, de la hermandad de La Victoria… Pino recuerda clientes de todos puntos de España y los 3 millones de euros que ganó un vecino de Cañete de las Torres que jugó 6 euros. ¿Y si es el próximo 22 de diciembre pudieras ser tú?

Pino ha querido agradecer la fidelidad de todos los clientes que depositan, año tras año, la suerte en sus manos y espera ver pronto como esta crisis desaparece y la tradición se recupera. De hecho, un cliente muy devoto de San José le regalo una imagen del santo para que diera suerte a la administración y al resto de clientes.

Ana Pino trabaja con la imagen de San José.
Ana Pino trabaja con la imagen de San José. FOTO: RAM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.