Álvarez (UGT) insta a la patronal a «un acuerdo general» en negociación colectiva y ajustar los salarios a los precios

Álvarez, quien también ha demandado un "control de precios" frente a la subida de la inflación y así "acabar con la especulación

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado este miércoles que uno de los retos a afrontar ahora en España es «la negociación de los convenios», lo que le ha llevado a instar «a la patronal» a alcanzar, como pretende su sindicato, «un acuerdo general, que facilite la negociación colectiva en el conjunto del país«, y que implicaría ajustar los salarios a la subida de los precios.

A este respecto y en declaraciones a los periodistas, poco antes de abrir en Córdoba junto a la secretaria general de UGT-Andalucía, Carmen Castilla; y el secretario general de UGT-Córdoba, Vicente Palomares, la Asamblea Confederal de UGT, Álvarez ha pedido también a los empresarios «que arriesguen», pues «no pueden ellos trasladar a los precios los costes que se han incrementado, tanto desde el punto de vista de la energía, como de las materias primas» y, a la vez, «pretender que los trabajadores no traslademos a los convenios colectivos los costes que representan la subida de los precios en nuestro país».

«Por tanto –ha argumentado–, tiene que haber una relación entre la subida de los precios y los aumentos (salariales) en los convenios colectivos. Es ahí donde las organizaciones sindicales vamos a poner el punto de inflexión, y la patronal tiene que ser consciente que ese 16 por ciento de convenios que hoy tienen cláusula de revisión salarial no puede mantenerse, pues hay que subirlos, ya que tenemos que llegar a que el conjunto de los trabajadores de nuestro país puedan mantener su poder adquisitivo».

Esa es, precisamente, según ha subrayado el líder de UGT, «una de las cuestiones importantes» que se tratarán en la Asamblea Confederal de su sindicato, pues a la misma asisten más de 2.000 delegados sindicales de toda España, que son «los que van a negociar los convenios, y vamos a dar recomendaciones, sobre todo para que no se corra a la hora de firmar los convenios».

El objetivo de UGT, según ha avisado, es «mantener a los sectores coordinados, para poder coordinar las acciones en el conjunto del país si, por parte de la patronal y en un plazo de tiempo breve y razonable, no podemos avanzar en relación con la negociación colectiva».

Por otro lado y respecto a la siniestralidad laboral, Álvarez, quien también ha demandado un «control de precios» frente a la subida de la inflación y así «acabar con la especulación», ha demandado «más medios para las organizaciones sindicales y empresariales», para prevenir y evitar «los accidentes de trabajo en las empresas», siendo preciso, a su juicio, abrir también un debate sobre la salud mental en su ámbito laboral, considerando que es clave que «el Gobierno convoque una mesa para revisar la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo».

MENSAJE A VOX

Junto a ello, Álvarez ha señalado que, respecto a los sindicatos, «la extrema derecha puede gastar todo el tiempo que quiera en insultarnos, en faltarnos al respeto, y en mentir, como lo están haciendo en los últimos meses, e incluso pretender meternos en la cárcel por (ser) poco españoles», pero lo cierto es que «pierden el tiempo».

Así, según ha señalado, «los trabajadores este país saben que de la extrema derecha en España solo hemos tenido siempre miseria, persecución, pérdida de derechos», en especial «para las mujeres y para los colectivos que ellos creen que son diferentes y que son una amenaza para ellos», como «los inmigrantes».

Pero, frente ello, «hay una mayoría inmensa de trabajadores y trabajadoras que quiere avanzar y que saben que la forma de avanzar es fortaleciendo a las organizadores sindicales«, según ha concluido el líder de UGT, quien, sobre la Reforma Laboral, ha destacado que supondrá «el fin de la temporalidad» en los contratos de trabajo.

Sobre esta última cuestión y por su parte, la secretaria general de UGT-Andalucía, Carmen Castilla, ha dicho, en declaraciones a los periodistas, que, con la entrada en vigor de la Reforma Laboral, «la tasa de contratos indefinidos que se firmaban cada mes estaba en torno al cinco o el seis por ciento, llegando a bajar a un cuatro por ciento, que es una cantidad pírrica», mientras que «este mes ha estado en el 24,35 por ciento».