Asaja Córdoba asegura que la nueva PAC supone una «discriminación digital» para el campo: «Es un disparate»

El Ejecutivo aplica tecnologías "complejas e incompresibles"

Discriminación digital

La organización agraria Asaja Córdoba ha hecho una «recopilación de los disparates más absurdos» de la reformada Política Agraria Comunitaria (PAC), que «ha impuesto» el ministro de Agricultura, Luis Planas. «Uno de ellos es que fomenta la discriminación motivada por la brecha digital y excluye de la PAC a las personas con menores capacidades digitales».

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha explicado que «estamos viendo diariamente noticias en España y Europa sobre las medidas que deben adoptar las empresas, especialmente las entidades financieras, para humanizar la atención a los clientes especialmente a los de mayor edad o de entornos rurales», según ha indicado en una nota de prensa.

De esta forma, los grupos políticos del Gobierno impulsaron diversas medidas que se han visto plasmadas en la Ley 4/2022, de 25 de febrero, de protección de los consumidores y usuarios frente a situaciones de vulnerabilidad social y económica con el fin de contemplar, entre otros, los problemas asociados al uso de las nuevas tecnologías como instrumento o vía de acceso normalizado al mercado de bienes y servicios, añade Asaja

Teniendo en cuenta lo anterior, «es incomprensible que desde el mismo Gobierno que ha promovido esta ley se esté obligando a los agricultores y ganaderos a través de las nuevas reglas de la nueva PAC a tener que hacerlo todo de forma digital, máxime sabiendo que la edad media de los agricultores y ganaderos en España es bastante avanzada» y que la brecha digital es «más acentuada en el medio rural» donde, en muchos casos, no hay ni siquiera acceso a internet.

Asaja recuerda que, según un estudio del propio Ministerio de Agricultura, el 91% de los agricultores y ganaderos de España tienen más de 40 años, en concreto el 53% tienen entre 40 y 65 años y el 38% del total tienen más de 65 años. «A pesar de lo anterior, las reglas de la nueva PAC establecen que la mayoría de las obligaciones de los agricultores y ganaderos se tendrán que hacer de manera digital, tales como notificaciones electrónicas para todos los solicitantes de la PAC, controles por satélite-monitoreo; el ‘Cuaderno digital’, ya que el Ministerio «pretende que, a partir del verano de 2023, todos los agricultores y ganaderos tengan la obligación de apuntar en él las operaciones y tratamientos fitosanitarios cada 15 días«

«El Gobierno aplica un doble rasero con los agricultores y ganaderos que ataca el sentido común y contradice la Ley 4/2022 porque, por un lado, pide en dicha normativa tecnologías sencillas y cuantas medidas se consideren necesarias para asegurar la atención presencial», ha añadido Fernández de Mesa. Aun así, el Ejecutivo aplica tecnologías «complejas e incompresibles» y «obliga a todos su perceptores tenga la formación, edad y medios que tengan a utilizar herramientas digitales muy complicadas, para las que se necesitan equipos de última generación».