Asaja ve «insuficiente» la flexibilización de la prohibición de las «ovejas bombero» hecha por el Gobierno

Asaja recuerda "en un principio el Ministerio prohibía el control de la cubierta vegetal"

Asaja

Asaja Córdoba cree «un avance» que «el Ministerio de Agricultura haya flexibilizado», tras las críticas de la organización agraria, «la prohibición del uso de las ovejas bombero», pero lo cierto es que «la medida sigue siendo insuficiente, no es razonable y, por tanto, es un gran disparate de la nueva PAC«.

Así, según ha recordado Asaja Córdoba en una nota, «en un principio el Ministerio prohibía el control de la cubierta vegetal en cultivos leñosos mediante ganado, pero, ante las críticas recibidas y en un nuevo documento, flexibiliza esta posición y señala que el acceso del ganado de forma puntual no está prohibido, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos en el marco de esta práctica».

Sin embargo, «añade que hay que tener en cuenta que el manejo general de las cubiertas se debe realizar solo a través de medios mecánicos» y que, por tanto, «solo de forma excepcional, para aquellas superficies con pendiente igual o mayor del diez por ciento y cuando la orografía del terreno impida o dificulte de forma notoria la realización de una actividad mecánica, se podrá realizar el mantenimiento de las cubiertas vegetales en base a pastoreo exclusivamente».

Para Asaja Córdoba, aún siendo «un paso adelante importante, que pone de manifiesto la improvisación y falta de seguridad jurídica de esta PAC», también evidencia «que siguen empecinados en obviar la realidad del campo y en impulsar practicas agronómicas que favorecen la emisión de CO2, justo lo contrario que dicen pretender con los eco regímenes».

En este sentido, el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha afirmado que «no se entiende que se obligue al manejo de las cubiertas solo a través de medios mecánicos en aquellos olivares, de sierra u otras zonas, que tengan explotaciones mixtas (agrícolas y ganaderas), y en los que la orografía del terreno no impida o dificulte de forma notoria la realización de una actividad mecánica«.

Ello, a su juicio, es una «cuestión muy subjetiva y que da lugar, de nuevo, a falta de seguridad jurídica», según ha señalado Fernández de Mesa, quien ha asegurado que obligar a ello «es menos sostenible y ecológico, pues supone más consumo de gasoleo y, por tanto, más emisión de CO2, además de mayores costes para el agricultor e impide un ingreso extra en zonas desfavorecidas por tener ganado».