Inicio Actualidad Reina Sofía implanta las primeras válvulas tricúspide de Andalucía

Reina Sofía implanta las primeras válvulas tricúspide de Andalucía

La intervención se ha llevado a cabo por vía percutánea

0

REDACCIÓN – INSITU DIARIO

El Hospital Universitario Reina Sofía ha implantado las dos primeras válvulas tricúspide en Andalucía por vía percutánea a dos pacientes que se recuperan satisfactoriamente. Las intervenciones se llevaron a cabo hace un mes, a finales de junio, y ha sido posible gracias a la participación de la Unidad de Cardiología y de Cirugía Cardiovascular del centro cordobés en un estudio europeo que persigue evaluar la eficacia de la colocación de esta prótesis cardíaca por cateterismo en pacientes con insuficiencia tricúspide grave que no se pueden someter a una intervención quirúrgica (que es el tratamiento convencional).

El proyecto continúa abierto en estos momentos y en las próximas semanas está prevista la inclusión de más pacientes del hospital, tras el estudio minucioso de los posibles candidatos. En el proyecto participan nueve centros españoles y uno austriaco y se implantarán válvulas tricúspide por procedimientos hemodinámicos a 35 pacientes en total. Los hospitales que además participan son: el Clínico de Málaga, Álvaro Cunqueiro (Vigo), Ramón y Cajal, La Paz y San Carlos (Madrid), Hospital Universitario de Salamanca y el Clínico de Valladolid y Trías i Pujol y Bellvitge (Barcelona).

El jefe de la unidad de Cardiología del Hospital Universitario Reina Sofía, Manuel Pan, señala que “hemos podido incorporar una tecnología a la que ya estamos acostumbrados, pues en nuestro servicio ya implantamos por vía percutánea desde hace años válvulas aórticas, pulmonares y también la mitral y hay mucha similitud entre las técnicas. Participar en este proyecto nos permite ofrecer una alternativa que cobra especial relevancia en pacientes complejos en los que la cirugía está contraindicada”. El día que se llevaron a cabo estos primeros implantes estuvieron presentes profesionales de otros centros que ya acumulan experiencia en esta técnica.

Concretamente, prosigue el doctor Pan, los candidatos son personas que se encuentran “muy sintomáticas, con una disfunción muy severa de la válvula tricúspide, con escasa respuesta al tratamiento médico y sin indicación de cirugía”. En el caso de las pacientes que ya se han beneficiado en el Hospital Reina Sofía, se trata de dos mujeres de alrededor de 70 años consideradas de alto riesgo con cirugías previas para repuesto valvular mitral y aórtico.

Además, concluye el cardiólogo intervencionista, hemos intervenido en las últimas semanas a un tercer paciente con insuficiencia grave de esta válvula que no podía incluirse en el estudio por el tamaño de sus venas cavas y que tampoco se podía intervenir por cirugía abierta. En este caso, “recurrimos a una segunda técnica, por primera vez en nuestro centro, que ha consistido en el implante de grapas que alivian la situación del enfermo. Ha ido bien y el paciente está de alta y con buena recuperación. Contamos para realizar este procedimiento con la proctorización del Dr. Rodrigo Estevez (Vigo)”.

En cuento a la sintomatología, las personas con insuficiencia tricúspide grave suelen presentar edemas (hinchazón) que dificultan el desarrollo de las actividades cotidianas. El implante es un sistema valvular biológico que se coloca en la vena cava superior e inferior, es decir, consta de dos dispositivos autoexpandibles que se ponen sin alterar la vena valvular tricúspide natural.

La tricúspide es una de las cuatro válvulas que regulan el flujo sanguíneo a través del corazón. Estas válvulas mantienen la sangre fluyendo en la dirección adecuada a través del músculo cardíaco. Además, también separa las dos cavidades superiores del corazón (aurículas) de las cavidades inferiores (ventrículos). Con cada latido del corazón, las aurículas se llenan con sangre del cuerpo y de los pulmones, y los ventrículos se contraen para bombear la sangre a los pulmones y al resto del cuerpo.

A medida que las aurículas se llenan, la válvula tricúspide se abre para permitir que la sangre fluya desde la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho. A medida que los ventrículos se contraen, esta válvula se cierra bien para evitar que la sangre vuelva a la aurícula derecha. Cuando la tricúspide no funciona correctamente, puede interferir en la dirección adecuada del flujo sanguíneo y obligar al corazón a trabajar más para llevar la sangre necesaria a los pulmones y al resto del cuerpo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Salir de la versión móvil