Empieza la mañana con un buen chocolate con churros y verás este martes 13 con otro color. Ya sea por el martes 13, el fin de las vacaciones, la lluvia o porque eres un gran amante del cacao, esta propuesta para celebrar el Día Internacional del Chocolate, te dejará boquiabierto y más que satisfecho. Imagínate lo siguiente en un solo plato: Kinder, Nutella, chocolate blanco, Twix, Huesitos, Kinder Bueno, Lacasitos, Filipinos, Kitkat y Happy Hippo. Se llama rueda de churros Lotto y es posible gracias a Sonia León y Moisés Ortiz en su templo de chocolate, Café Lotto.

Esta cafetería, situada en Dolores Ibárruri 9, comenzó sus andaduras en diciembre de 2021, no obstante, ya ofrecen una carta de lo más dulce. Los dos socios decidieron montar una churrería propia y así nació Lotto, en relación a la flor y que su nombre significa «ante la adversidad, sigue creciendo», apunta Sonia.

Interior de Café Lotto
Interior de Café Lotto

La hostelera cuenta que un día hicieron una rueda de churros y probaron a acompañarla de distintos chocolates. «Era algo que no había en Córdoba, estaba bueno y quedamos contentos con el resultado». Así decidieron presentar este desayuno estrella de la casa.

Aunque el cacao contiene infinidad de propiedades, hay quien prefiere tomar los churros sin chocolate, así que no hay problema, «tenemos el jeringo clásico«, asegura Sonia. Y si tienes dudas, «siempre lo acompañamos con un tarro de Kinder Bueno, por si deciden probarlo. Además, tienen tostadas saladas, con aguacate… ¿Qué más se puede pedir?

Gofres, tortillas… Lotto ofrece un amplia carta para los más exigentes y para los más glotones, «todo lleva mucha consistencia». Disponen de hasta ocho tipos de gofres diferentes a elegir. Con nata, Kinder, Nutella, chocolate blanco, helado, sirope, Twix y Huesitos. ¿Tú de cuál eres?

Si no te decides por uno solo, relax. Recuerda que tienen la rueda de Lotto que «lleva todo, no le falta nada», garantizan.

Y ahora que llega el otoño, días para desayunar en casa o merendar en el sofá con la manta, Sonia y Moisés tienen la solución. Te lo ponen para llevar en una caja y así tú decides dónde deleitarse con esta explosión de sabores.

Javier Sánchez