El Ayuntamiento de Córdoba ha celebrado este lunes un Pleno Extraordinario para la toma de posesión de las nuevas concejalas Carmen González (PSOE) y Ana Mercedes Muñoz (Podemos), quienes han prometido el cargo en sustitución por renuncia de los ediles Manuel Torralbo y Juan Alcántara, respectivamente.

Al respecto, González ha mostrado su «orgullo» por volver a ser concejal, tras estar en la anterior Corporación, y «tener el honor de velar por los intereses de los cordobeses, que puedan tener una vida mejor», así como «el peso de la responsabilidad más absoluta» al depositar en ella «muchas esperanzas», por las que «va a estar a la altura».

En este sentido, la nueva concejal ha aseverado que va a dar «lo mejor» de ella «para no defraudar después del apoyo de los cordobeses a la candidatura del PSOE», al tiempo que ha resaltado la labor «vital» de la oposición «para sacar la ciudad todos a una de la situación tan dramática como la pandemia».

Ante ello, ha advertido de que «los problemas de empleo y la desigualdad son acuciantes en la ciudad y ahora se han agravado«, de ahí que haya defendido el trabajo desde la oposición.

Mientras, Muñoz ha explicado que ha trabajado desde los 16 años, «siempre de cara al público, comenzando en atención y venta al público en comercio, distribución y hostelería». Su «dedicación y esfuerzo» le fortalecen «el carácter social y colaborador con el entorno, ayudando desde temprana edad en grupos de ayuda social«, ha apuntado.

Además, ha indicado que participa «activamente, desde 2016, como militante de Podemos en campañas y eventos electorales«, al tiempo que en el Círculo Sur de Podemos Córdoba ha ostentado el puesto de portavoz, «apoyando al Distrito Sur y aportando iniciativas para la mejora de las personas de nuestro barrio».

Igualmente, la nueva edil fija en su «motivación la protección de los más desfavorecidos, tanto de la ciudad, al nacer y convivir en una de las zonas más castigadas, como del país», entre otras metas.

LAS DOS RENUNCIAS

En el primero de los casos, Torralbo transmitió que «es muy complicado compatibilizar la gestión municipal, como concejal, con la actividad académica, que, actualmente, los docentes realizamos en unas condiciones de mayores exigencias debido a la pandemia».

En este sentido, expuso que «la investigación, la transferencia del conocimiento y, especialmente la docencia», que ha retomado este curso, «requieren una dedicación difícil de conciliar con la tarea que requiere la labor de un concejal», a lo que agregó que «las aulas, la investigación y la gestión universitaria han sido, son y siempre serán» su «verdadera pasión» y el sentido de su vida profesional.

Aunque mantiene «intacta la ilusión y compromiso político con el progreso social de Córdoba», Torralbo asume que «lo mejor es dejar paso a otro compañero o compañera que pueda aportar más dedicación» que la que le permiten sus actuales obligaciones profesionales. Por eso, cree que «es momento de tener que elegir y, aún no siendo nada fácil», ha decidido renunciar a su acta de concejal.

Por su parte, el edil de Podemos Juan Alcántara presentó su dimisión después de que el Juzgado de Instrucción número 1 lo había condenado y estaba en busca y captura por un delito leve de apropiación indebida al encontrarse 110 euros en un cajero y denunciarlo la propietaria tras preguntarle a él por el dinero, que devolvió días después en el banco. El edil ya ha abonado una multa de 210 euros.

Al respecto, declaró que «todos en la vida cometemos errores y tenemos derecho a rectificar y a seguir adelante», a la vez que pidió «disculpas» y apeló «por coherencia y firmeza» con sus ideas a «la responsabilidad personal y política».

Tras subrayar que «ser cargo público en el Consistorio ha sido muy especial» y «un orgullo trabajar por la ciudad» después de «dos años intensos, con mucho contacto con colectivos», defendió que «hay que dar ejemplo», de manera que «los concejales y cargos públicos tenemos que ser ejemplares en todo lo que hacemos a diario».

Según expuso, «este pequeño error mío, totalmente involuntario y subsanado ya, aunque no tenga nada que ver con el Ayuntamiento y la actividad política, sí constituye para mí el motivo ético para presentar mi dimisión como concejal». «Nadie me ha forzado a tomar esta decisión», aclaró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here