El camino del viajero está siempre lleno de bellas sorpresas, al menos eso pensaran aquellos que adentrándose en la campiña se encuentran con su imponente castillo coronando sus blancas casas.

Claritas Julia, colonia Romana a la que dio nombre el mismísimo Julio Cesar, para siglos más tarde por orden del rey Fernando IV paso a tomar el nombre por el que se le conoce hoy en día… Espejo.

Si por algo es mundialmente conocida está localidad es sin duda por ser el escenario de la fotografía más icónica del fotoperiodismo, «Muerte de un miliciano» del irrepetible Robert Capa.

Hoy en día es lugar de peregrinaje para muchos de sus seguidores y amantes de la fotografía. Continuamos el camino llevándonos el cariño de sus gentes, la calidez de su gastronomía y el perfume de sus historia. En nuestra retina guardamos una fotografía icónica y los paisajes donde se fraguaron la historia de Espejo.