Comienza la recuperación del altar de San Rafael en la calle Lineros de Córdoba

El retablo "ha llegado vivo de milagro" asegura su restaurador quien le devolverá su impronta original

Inicio de las obras de restauración del altar en la calle Lineros de Córdoba. FOTO: Insitu Diario
Inicio de las obras de restauración del altar en la calle Lineros de Córdoba. FOTO: Insitu Diario

Recuperar “la máxima originalidad”. Dédalo Bienes Culturales es la empresa adjudicataria para restaurar y recuperar la impronta del altar a San Rafael del cruce entre las calles Lineros y Candelaria para disfrutarlo “tal y como fue concebido en su época”, ha garantizado José León, encargado de la rehabilitación de la fachada. Una recuperación que costará unos 35.000 euros y con un plazo de unos tres meses.

Esta joya del casco histórico de Córdoba de principios del siglo XIX “ha llegado viva de milagro”, ha asegurado León. Tras los estudios previos realizados, el retablo “sufrió una transformación radical estilística en el 1925″ por parte de Enrique Romero de Torres. “No se conserva nada salvo la impronta marmórea, que no corresponde con su originalidad y entra en conflicto con la composición neoclásica a la que obedece”, explicado el encargado de la restauración.

No obstante, la pieza no se ha visto intervenida solo por Romero de Torres. En el siglo XIX “casi se destruye” y, nuevamente, casi sucede en 1937, después de la destrucción de la Segunda República. Todo ello ha propiciado un “avanzado estado de deterioro” sumado a diferentes intervenciones con “materiales no eran de calidad”

La obra consta de tres fases, siendo ésta actual la tercera y última que se llevará a cabo. Una vez finalice, se devolverán las tres imágenes de San Rafael, San Acisclo y Santa Victoria para su contemplación desde la vía pública, las cuales ya han sido restauradas y se mantienen a la espera de la finalización de las obras.  

La recuperación, coordinada entre las delegaciones de Casco Histórico y la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba, finalizará con el actual cometido, no obstante, se estudiará cómo enterrar el cableado superficial de la fachada. 

Los restauradores han asegurado que “la situación era preocupante” razón por la que el Consistorio debe plantearse cómo evitar llegar a tal punto. La delegada de Casco Histórico, María Luisa Gómez, ha garantizado continuar en la línea de la conservación de los elementos patrimoniales de la capital cordobesa y ha pedido no llegar a esta situación, tras el estado de abandono de anteriores legislaturas. 

Javier Sánchez