Comienzan los trabajos de localización y exhumación en el cementerio municipal de Cabra

La información obtenida sobre este espacio, en el que se calcula la existencia de unas 2.000 personas enterradas a lo largo de varias décadas

0
Zona de trabajo, cementerio de Cabra

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) ha informado de que este martes se inician los trabajos de ubicación, localización y exhumación en las fosas comunes del cementerio municipal de Cabra (Córdoba).

Según informa el colectivo en una nota, el desarrollo de los trabajos de campo, que se llevará a cabo con la financiación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y con la colaboración del Ayuntamiento de Cabra, quedará a cargo de la empresa Arataspi, estará coordinado por Aremehisa y dirigido por la arqueóloga Virginia Barea Pareja.

Por otra parte, han finalizado ya los trabajos de campo iniciados en el mes de mayo en el cementerio municipal de Aguilar de la Frontera con el objetivo de localizar la fosa común que contiene los depósitos de las 80 personas asesinadas en la localidad cordobesa entre los días 20 de agosto y 1 de noviembre de 1936.

Los trabajos, desarrollados durante los dos últimos meses con la financiación del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, la Diputación Provincial, la FEMP y el Ministerio de la Presidencia del Gobierno de España, concluyeron el viernes 13 de agosto y han proporcionado «información valiosa sobre las nueve fosas comunes existentes en un espacio que supera los 3.000 metros cuadrados».

Según ha explicado Aremehisa, en la zona intervenida se han localizado, además de las fosas comunes ya existentes, «otros tres espacios más con contenido de restos óseos humanos«.

En este sentido, han detallado que la intervención se ha centrado en «la búsqueda de información de seis de las nueve fosas comunes para recabar datos relativos a la datación temporal de cada una de ellas, la forma en que han sido utilizadas y su contenido».

La información obtenida sobre este espacio, en el que se calcula la existencia de unas 2.000 personas enterradas a lo largo de varias décadas, permitirá dar continuidad a los trabajos de localización y exhumación en una segunda etapa para la que aún no hay fecha determinada, dado que «permanece a la espera de que las distintas administraciones implicadas resuelvan las peticiones de financiación efectuadas para continuar con las prospecciones».

En suma, han señalado desde Aremehisa, «se han realizado sondeos en siete de las nueve fosas comunes y se han exhumado 120 cuerpos, ninguno de ellos de personas represaliadas, de los que se van a poder identificar aproximadamente un 10% gracias a las chapas de plomo que se han recuperado junto a algunos de ellos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here