CSIF-A alerta de la «pérdida de personal docente y de la sanidad» en la década anterior a la pandemia

Germán Girela ha reiterado su "crítica hacia la Administración" por haber "prescindido hace solo unos meses de 8.000 profesionales de la sanidad"

CSIF

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios de Andalucía (CSIF-A), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia cada vez más creciente en el sector privado, ha alertado sobre la «pérdida de personal de la educación y la sanidad públicas en la década previa a la pandemia de Covid-19, concretamente en cerca de 15.000 efectivos en Andalucía», y ha reclamado un «sector público fuerte que genere empleo de calidad y que sirva como motor para la recuperación socioeconómica».

Tal y como ha indicado el sindicato en una nota, así lo ha puesto de manifiesto este miércoles en Córdoba el presidente de CSIF Andalucía, Germán Girela, quien ha detallado que la enseñanza pública andaluza «pasó de contar con 114.945 efectivos a enero de 2011 a tener 108.840 en 2021«, según los datos contenidos en el Boletín Estadístico del Personal al servicio de las Administraciones Públicas, «lo que supone una pérdida de profesionales en este sector del 5,3 por ciento».

En cuanto a la sanidad pública, Girela ha puesto de relieve que mientras que «en enero de 2011 había 94.951 profesionales en Andalucía, esta cifra se redujo a 86.129 una década después, con una diferencia de 8.822, un 9,32 por ciento menos».

Por su parte, según ha detallado, Córdoba «dejó de contar con un total de 2.800 empleados públicas de ambos sectores en el citado periodo«. Así, en la provincia «se perdieron 1.524 docentes en esta década, pasando de 11.757 a 10.233, lo que representa un 13 por ciento menos». En sanidad, «los datos fueron igualmente en descenso, pasando de los 9.760 profesionales que había en la sanidad pública cordobesa a enero de 2011 a 8.484 diez años después, un 13 por ciento menos (1.276 efectivos menos)».

Además, el responsable de CSIF-A ha hecho referencia a que «el incremento experimentado en un 9,3 por ciento en el personal servicio de las Administraciones Públicas que recoge el último boletín publicado«, que incluye los datos a julio de 2021, «refleja los refuerzos por la pandemia sobre todo en sanidad y a través de contratos temporales». «La temporalidad es un mal endémico de nuestras administraciones públicas que la pandemia está perpetuando», ha manifestado Girela.

Las cifras oficiales de la última década, según el presidente autonómico de CSIF, «corroboran que los sistemas sanitario y educativo ya arrastraban un déficit estructural antes de la llegada del Covid-19 que, como es sabido, ha hecho que se le saltaran las costuras a unos sistemas ya tensionados de por sí, sobre todo en lo que se refiere al ámbito de la sanidad, integrado por el personal que ha estado y continúa estando en primera línea en esta pandemia».

En este sentido, el presidente de CSIF-A ha reiterado su «crítica hacia la Administración» por haber «prescindido hace solo unos meses de 8.000 profesionales de la sanidad andaluza que eran completamente necesarios, un millar de ellos aproximadamente correspondientes a la sanidad cordobesa». «La sexta ola ha dado un baño de realidad a nuestros dirigentes y ha puesto negro sobre blanco, demostrando que esos profesionales de la sanidad nunca debieron salir del sistema», ha afirmado.

Para concluir, Germán Girela ha puesto en valor las reivindicaciones de la central sindical en materia educativa en el contexto pandémico actual y ha demandado purificadores de aire y medidores de CO2 para las aulas andaluzas y cordobesas, así como que se garantice la distribución de mascarillas FFP2 al profesorado. Igualmente, ha subrayado la necesidad de que «se refuerce el personal y se reduzcan las ratios, así como el desarrollo de la carrera profesional docente y la equiparación retributiva de los profesores andaluces con los profesionales de la docencia de otras comunidades autónomas».