Octubre, un mes de celebraciones y nuevas promesas. El pasado 2 de octubre, Antonio Gala cumplió 90 años. Hoy, su fundación alcanza la mayoría de edad. Ya suman 18 ediciones que el centro de creación abrió por primera vez sus puertas a los jóvenes artistas. El XIX curso académico de la Fundación Antonio Gala, acoge a diez nuevas promesas de la industria, quienes desarrollarán sus innovadores y ambiciosos proyectos a lo largo de los próximos meses. Eso sí, con mucha ilusión y voluntad para dejar su huella en Córdoba y en el arte. 

Artes plásticas, visuales, literatura, música…. Un año más, Córdoba será testigo del futuro artístico que está por llegar a los artistas. Hoy, estos diez jóvenes han recogido el testigo de las promociones anteriores. En particular, hasta el día de hoy han pasado por la Fundación unos doscientos setenta jóvenes creadores en las dieciocho promociones, que alcanzaron el éxito después de su paso por la escuela.

El tutor, una de las novedades del nuevo curso académico

Una de las novedades del nuevo curso es la figura del tutor. Cada alumno tendrá a su disposición un tutor, quien le guiará y le aconsejará durante todo su recorrido. En aspectos académicos y personales. La situación de la pandemia por la Covid-19 no impedirá el éxito de estos creadores.

No obstante, la soledad les acompañará. Antonio Gala no ha podido presenciarse en la gala, pero ha escrito una carta para los jóvenes:

«Quiero hablaros como artistas, creadores de arte. Al fin y al cabo, es lo que sois o llegaréis a ser. Ya sea escribiendo, pintando, filmando… creando. Recuerdo que, en una ocasión, me preguntaron porqué los artistas solemos ser insoportables. No es imprescindible, pero es muy conveniente serlo».

Antonio Gala, el fundador

Convivir con «la soledad» y también «ir un poco contra todos», son algunas de las claves de Gala para brillar. «En soledad conocemos mejor el mundo y a nosotros mismos«. Ha concluido que si un artista no conoce el mundo crearía «un artificio, pero no arte». Ahora que tienen el pié dentro de la Fundación, «os estáis aproximando cada vez» a ser grandes artistas.

Inauguración del XIX Curso Académico de la Fundación Gala (Córdoba)
FOTO:RAM

Por su parte, el alcalde de la ciudad, José María Bellido, ha asegurado que «no se me ocurre ninguna otra ciudad que represente el arte como la nuestra, la magia de nuestras calles y el mestizaje de nuestros monumentos». 

Pero, ¿quiénes son estas jóvenes promesas?

El comité de la XIX Convocatoria Internacional de Ayudas a la Creación de la Fundación Antonio Gala ha seleccionado a diez participantes. No obstante, han dejado constancia de «la enorme dificultad que hemos encontrado debido a la alta calidad de los proyectos recibidos este año, especialmente la de aquellos que han llegado a la entrevista personal». La relación final de admitidos en esta XIX Convocatoria es la siguiente:

Artes plásticas y visuales:

  • Andrés Aparicio Castellano, de Villarrasa (Huelva)
  • Johanna Failer, de Dresde (Alemania)
  • Ana de Lara Pérez-Esparza, de Córdoba
  • Julia Unzueta Martínez, de Bilbao

Literatura:

  • Juan de Beatriz, de Lorca (Murcia)
  • Hanan Hahour, de Dour Sidi Moussa, Marrakech (Marruecos)
  • Daniel Lamadrid Suárez, de Santander (Cantabria)
  • María López Quiroga, de Lugo
  • Luis de Pedro González, de San Roque (Cádiz)

Música:

  • Antonio García Ruiz, de La Herradura (Granada)
Inauguración del XIX Curso Académico de la Fundación Gala (Córdoba)
FOTO:RAM

Vivir para trabajar, sin tener que trabajar para vivir

El objetivo fundamental de estas ayudas es formar a los jóvenes creadores en la idea de que todos deben enriquecerse con la convivencia. Dentro de la Fundación pueden “vivir para trabajar sin tener que trabajar para vivir”, una idea del escritor Antonio Gala que se ha visto finalmente cumplida con la puesta en marcha del proyecto que lleva su nombre.

El trabajo de los artistas en la Fundación Antonio Gala está presidido por la libertad. La entidad asegura que «no hay profesores que dirijan su actividad, sino que reciben eventualmente la visita de creadores ya consagrados que les orientan y aconsejan».

Uno de los pilares es fomentar la convivencia entre los residentes y enriquecer cada uno su propia disciplina con la de los demás. Es esta “fecundación cruzada”, de la que habla Antonio Gala, la que debe presidir la vida diaria: los jóvenes se reúnen al final de la jornada para explicar sus avances, sus dudas, compartir sus experiencias y enriquecerse recíprocamente. De esta forma, el escritor aprende del músico, el músico del escultor, el escultor del pintor y así sucesivamente.

Javier Sánchez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.