Al otro lado del 091, en primera línea de emergencia: los Zetas

El grupo de Atención al Ciudadano de la Policía Nacional agradece el reconocimiento y el cariño recibido durante la fase más dura de confinamiento

0

LAURA GARCÍA – INSITU DIARIO

Son los coches patrulla de la Policía Nacional que vigilan la ciudad, pero también quienes acuden a primera línea de emergencia. A pesar de ser quienes más se exponen al riesgo, no suelen ser quienes recogen los mayores reconocimientos y méritos de la población. Sin embargo, la pandemia por el coronavirus los ha puesto en el foco social y mediático. Los Zetas han patrullado la ciudad cordobesa durante las fases más duras de confinamiento, como han hecho siempre, pero con el añadido de enfrentarse a un virus que andaba suelto en su zona de trabajo: la calle.

«Se me llena la boca de decirlo: es ejemplarizante el comportamiento que han tenido los trabajadores durante el estado de alarma, porque todos hemos tenido nuestros miedos, y el que diga que no, miente«, asegura Antonio Ledesma, inspector jefe de de la sección del grupo de Atención al Ciudadano -conocido como los Zetas- en Córdoba. «No me refiero solo al propio temor a enfermar, sino también a llevar la enfermedad a su casa. Tienen a su familia confinada dos meses, sin salir, y ahora llegan ellos y se lo pegan… han estado ahí al pie del cañón«, añade. No obstante, Ledesma asegura que los cordobeses «han tenido un comportamiento ejemplar». Lo que más le ha llamado la atención ha sido «la cantidad ingente de llamadas que hemos recibido de la ciudadanía preguntando si podían hacer esto o lo otro durante el estado de alarma, sobre todo trabajadores, hasta el punto de tener que dejar a un funcionario para atender solo estas cuestiones».

Los coches de Seguridad Ciudadana se dividen por sectores, cuatro en Córdoba, según las distintas zonas de la ciudad. Esta organización permite a los policías llevar un control más exhaustivo sobre estas demarcaciones, llegando a establecer vínculos de confianza y respeto entre residentes y policías. Trabajan 24 horas, 365 días al año en turnos de mañana, tarde y noche, atendiendo las llamadas del 091 y los requerimientos en la ciudad. «Lo normal es que sean más problemáticas las zonas marginales, por el paro, la droga… es más complicado. Pero tampoco se les puede estigmatizar. Allí hay gente muy buena, la mayoría, y que conviven con conflictos diarios», asegura Ledesma.

El oficio del policia nacional de Atención Ciudadana es «realmente complicado», señala Ledesma, que lleva dos años al frente de este grupo. Asegura que, desde entonces, valora el trabajo que hacen «diez veces más», al ver el trabajo que desempeñan en primera línea de actuación y «prácticamente sin información» cuando llegan al lugar de los hechos. Además, considera lo que viven y ven «no es cualquier tontería». De entre todo ello, relata que las muertes son lo más complicado de asimilar.

A pesar de todo, se alegra de que durante esta cuarentena la sociedad haya tenido el gesto de agradecer su trabajo como nunca antes, y reconoce el cariño recibido, «que ha hecho que olvídasemos por un momento todo lo malo y rebajásemos nuestro temor«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.