La Universidad Loyola apuesta por una vuelta a clase presencial, más tardía que de costumbre y con mascarillas

Las entradas y salidas estarán señalizadas; y las tutorías, reuniones y entrevistas se realizarán de forma telemática

0

J. Peña

La vuelta al cole se ha convertido en una carrera contrarreloj entre los alumnos y docentes y el Covid-19. Se está hablando mucho sobre las medidas de la Junta de Andalucía, tanto para los colegios e institutos, como para universidades como la UCO, aquí en Córdoba. La Universidad Loyola Andalucía durante el mes de julio ya anunció que las clases del curso 2020/2021 se retomarían de forma presencial.

En primer lugar, se va a producir una vuelta al ámbito presencial de forma escalonada. Hasta el día 1 de septiembre, que se permitirá el libre acceso de todos los miembros a las instalaciones de la universidad, tanto el personal docente como el administrativo ha ido incorporándose de forma paulatina. Toda visita realizada antes de esta fecha, deberá ser por medio de una cita concertada previamente.

Además, estas fechas han sido modificadas en cuanto al comienzo del curso se refiere. Mientras que los alumnos de primer curso empezaron las clases el 2 de septiembre en el año escolar 2019/2020, este año no será hasta dos semanas más tarde, el día 21 de septiembre, cuando comenzarán a cursar sus estudios.

A partir del día 1, la única entrada permitida será la puerta principal, restringiendo el resto de los accesos a la universidad. Las entradas y salidas de cada edificio serán señalizadas para evitar colapsos y encuentros que pongan en riesgo la seguridad de cualquiera que se encuentre dentro de las instalaciones.

Nada más entrar, es obligatorio situarse en una alfombra desinfectante colocada en la puerta principal, con el objetivo de eliminar del calzado cualquier vestigio de Covid-19. Acto seguido, se debe de acudir a los baños y lavarse las manos o utilizar el dispensador de gel hidroalcohólico, que estará disponible en todos los accesos.

Las vías de circulación serán transitadas en fila india, caminando cada uno por la derecha de esta, creando así una movilización segura y respetando la distancia de seguridad. En el caso de que alguna vía no permita el cruce por este método, se establecerá un sentido único para cada vía en cuestión. En el caso de que ninguna de las dos anteriores puedan ser cumplidas, se habilitarán pasos alternativos para evitar el cruce de personas.

Durante el tiempo previo a la incorporación docente, los despachos han sido reubicados para asegurarse de cumplir la distancia de seguridad entre las mesas de los trabajadores del centro. El material de trabajo será único y personal, evitando compartir teléfonos y demás herramientas. Si la ocasión lo requiere por fuerza mayor, se desinfectarán con cada uso.

En cuanto al uso del ascensor, será restringido a personal autorizado o personas con movilidad reducida, con el fin de evitar aglomeraciones y mayor riesgo de contagio. El aforo del ascensor está limitado a una persona excepto en el caso de que una persona requiera de asistencia. En esta situación se permitirá el uso del ascensor a un acompañante. El resto del personal utilizará las escaleras para desplazarse por los distintos edificios.

Las tutorías, reuniones y entrevistas se realizarán de forma telemática. En el caso de que no hubiera más opción que realizarse de manera presencial, será obligatorio el cumplimiento de las medidas de seguridad para que dicha reunión se pueda llevar a cabo. Estas normas se aplican también a zonas comunes como la cafetería, entre otras.

Por otro lado, con el fin de reducir los focos de contagio y facilitar el trabajo de limpieza, se han retirado las papeleras individuales y todos los residuos serán depositados en islas de reciclaje.

Con relación a los aparatos de libre uso por parte de alumnos y profesores, como los ordenadores, serán desinfectados de manera individual. Para estar seguros de que el terminal ha sido desinfectado y no hay ningún riesgo en usarlo, el teclado se posicionará de pie si el ordenador ha sido limpiado y tumbado si aún está prevista su limpieza.

De cara a las clases presenciales, todos los alumnos deberán llevar mascarilla, según la orden de la consejería de Gobierno del 14/07/2020 de la Junta de Andalucía. Además, todo el mundo deberá limpiar sus manos con gel hidroalcohólico al entrar. Por supuesto, las aulas permanecerán abiertas en todo momento para evitar el contacto con la puerta, y los alumnos guardarán una distancia de 1,5 metros entre sí.

En cuanto a los profesores, siempre que no utilicen micrófonos o cualquier aparato que obligue a levantar la voz, están obligados al uso de mascarilla. Para poder prescindir de ella, tendrán que mantener una distancia de seguridad de entre 1,5 y 3 metros.

En conclusión, todas las instituciones del mundo se han puesto manos a la obra para poder asegurar que su desempeño se retomará de forma eficaz y segura. En el caso de las universidades, como es el caso de Loyola, han dispuesto de todas las normas que han sido necesarias para poder garantizar un aprendizaje seguro por parte de los alumnos, y una enseñanza sin trabas de mano de los docentes. Para ello, se han recibido circulares online sobre qué medidas tomar desde que salimos de casa hasta que volvemos a ella tras las horas pertinentes. La Universidad Loyola comenta que «el objetivo principal es preservar al máximo la salud de todos los que forman la comunidad universitaria».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here