Manuel Iglesias, profesor de Relaciones Internacionales: «Agredir a un docente universitario sólo cuesta 350 euros»

Los tribunales han tardado ocho años en pronunciarse acerca del episodio violento que sufrió, a manos de un estudiante, durante su etapa como docente en la Universidad Complutense

0

Manuel Iglesias, profesor de Relaciones Internacionales, está indignado con el resultado del juicio al estudiante que hace ocho años le agredió físicamente durante su etapa como docente en la Universidad Complutense.

El profesor hace memoria y explica: «En el año 2013 los recortes y subidas de tasas en la Universidad generaron numerosas protestas. En ese marco, hubo una huelga de las empleadas de los servicios de limpieza a la que se suman un sector de los estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas, donde yo trabajaba».

Y añade: «Un grupo de estos estudiantes, autodenominado ‘piquete informativo’, decide pasarse por las clases para intentar que dejáramos de darlas. Y uno de ellos en particular llama a abandonar el aula y yo le recrimino su actitud y le digo que allí mando yo. Y en ese momento -sin mediar palabra- me da un rodillazo en el estómago. El resultado fue traumatismo torácico leve, que, por supuesto, denuncio».

Foto: RAM

El caso de Manuel Iglesias está plagado de incógnitas: «El juicio se ha celebrado casi ocho años después. Ha habido una serie de dilaciones indebidas -así se refleja en la sentencia-«.

El profesor destaca: «Se trata de un caso muy claro de mala administración de la Justicia. Ni siquiera mi defensa -la Abogacía del Estado- ha sido capaz de explicarme por qué éste ha estado cinco años parado en un juzgado de Madrid».

Sorpresa de última hora

Después de tanto tiempo de espera –pandemia de por medio- Iglesias se muestra categórico: «Definitivamente, no estoy satisfecho con mi defensa. Al principio sí que fue competente. Formuló un escrito de acusaciones en que se pedía dos años y cuatro meses para el acusado, una pena considerable dada la gravedad de los hechos».

No obstante, la historia tomó un cariz muy distinto después: «Ignoro si más tarde ha habido una dejación, un abandono… Sé que hubo cambios en el abogado que me representaba. Y la última abogada del Estado que me representa asume el caso una semana antes del juicio», denuncia.

Foto: RAM

No obstante, el ejercicio de su defensa no ha sido su única decepción en el proceso: «Me siento desamparado por la Universidad Complutense, que en el último momento decidió retirar la acusación contra el agresor, desentendiéndose por completo del proceso y los efectos de la sentencia», reconoce apesadumbrado.

Y concluye: «La sentencia difícilmente se puede considerar justa. La pena con la que ha sido castigado mi agresor es de apenas tres meses de prisión, una multa leve y una pequeña indemnización. En mi caso, agredir a un docente universitario sólo cuesta 350 euros«.

¡Dale al Play y disfruta de la entrevista al completo!

Rocío Górriz/ Fotos: RAM; Vídeo: RAM y Miguel Valverde

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here