Una historia de Ludopatía

Dos testimonios de adictos que han logrado superar su relación de dependencia con el juego

0
Insitu Diaro

J.F. FRAILE – INSITU DIARIO

La ludopatía es un trastorno que cada vez afecta a un mayor número de personas en nuestro país. Los individuos que padecen esta enfermedad tienen la necesidad psicológica de jugar y apostar constantemente. En los últimos años, varios partidos políticos han propuesto numerosas medidas restrictivas ante la emergencia de las casas de apuestas, sin embargo, según la Junta de Andalucía, existen más de 40 casinos en la capital de Córdoba, de los cuales no todos son legales, lo que nos hace plantearnos si realmente estamos dando un paso atrás o hacia adelante.

En nuestra ciudad, la asociación LAR, Ludópatas Asociados Rehabilitados, lleva alrededor de 50 años trabajando por la seguridad y el bienestar de sus pacientes. La directora de este centro, Pilar, comenzó a entender esta enfermedad cuando su marido se hizo adicto. Por aquel entonces no se tenía en cuenta este trastorno por lo que decidió pedir ayuda a la asociación Alcohólicos Anónimos, consiguió comprender el problema de su marido hasta el punto de crear una asociación propia, en la que podría ayudar a personas con ludopatía como ya lo había hecho con su esposo. Después de muchos años, LAR posee ya varias sedes en ciudades como Madrid o Córdoba y están orgullosos por ser de ayuda a todas las personas que padecen este problema.

Una de las personas a las que Pilar ha ayudado ha sido J.N, un hombre de 56 años que tiene una larga trayectoria en el juego. J.N nos cuenta cómo comenzó jugando en recreativas, después se aficionó al futbolín, donde fue un reconocido campeón, y sus amistades lo iniciaron en el mundo del casino. Actualmente es un hombre más fuerte, ha conseguido dejar el juego y las adicciones con las que se liberaba del estrés que le provocaba el mismo, cómo el consumo de cocaína. Aun así, J.N sigue sin fiarse de él mismo y está en continua alerta para que su cerebro no vuelva a traicionarle

Por otro lado, M.G también nos ha contado cómo LAR y Pilar la ayudaron a superar su problema. M.G es una mujer de 42 años que, desde pequeña, ha jugado a videojuegos sin detenerse. En su adolescencia, decidió jugar por primera vez a una máquina tragaperras. Desde ese entonces se dedicó a jugar sin parar, siendo cada vez más consciente de su adicción. Una vez se hizo adulta comenzó a enviar pequeñas señales a su familia para que la ayudaran con el problema y decidieron llevarla a la asociación, donde consiguió superarlo.

Insitu Diario ha contactado con la asociación Ludópatas Asociados Rehabilitados para que nos cuenten más acerca de este problema y, sobre todo, del gran efecto que puede causar en los jóvenes desde su experimentado punto de vista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here