Expertos advirtieron que tras instaurar se el estado de alarma el nivel de calidad del aire de muchos lugares de España aumentaría permitiendo la mejor salubridad de todas las ciudades.


En el estado de alarma se impusieron algunas normas que limitaban al ciudadano a salir de casa e incluso a desplazarse de ciudad sin un motivo claro y regulado por el decreto.

El Plan local de Mejora de la Calidad del Aire de la aglomeración urbana en Córdoba detectó que la calidad de este mejoró progresivamente en los días de confinamiento.

Así mismo, dependiendo de los puntos donde se recogía la calidad del aire el nivel de contaminación aumentaba o disminuía, siendo la más contaminada la zona de Al-Nasir, (Vial Norte). Los puntos de medición del CO2, además, se encuentran en Asomadilla, Lepanto, Obejo, Espiel y Sierra Norte (San Nicolas del Puerto). 

Por otra parte, según el Observatorio de la Sostenibilidad (OS), las emisiones de gases de efecto invernadero CO2, en mayor medida, bajaron el año pasado en España un 5,8% respecto al año anterior, dejando unos datos más faborables que los del año 2018 y se prevé que con la aparición del Covid-19 en España bajen aún más, al caer la actividad económica o disminuir el uso de trasporte público y privado.

El «toque de queda» producido en España calles desiertas, parques vacíos, niños jugando en casa o terrazas de bares cerradas a raíz de la aparición del coronavirus en la ciudad, todo esto a priori negativo ha tenido un efecto positivo: el descenso del CO2 en la atmósfera.

Gracias a la sustitución del carbón por gas y la disminución del porcentaje por el uso del ser humano de materias gaseosas, se está produciendo en España la descarbonización.

Además, un factor que ha ayudado al descenso notorio de estos contaminantes han sido la bajada del coste del petróleo y del gas, siendo menos contaminantes que los que se usaban anteriormente. 

Como cita el OS, «la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero en el año 2019 respecto del año anterior se debe a la quema de carbón para la generación eléctrica en un 69,4%, compensado en parte por el aumento del consumo del gas natural en las centrales de ciclo combinado en un 93,7″. 

Lo que advierte que España va por buen camino pero que debe seguir trabajando para mejor su calidad y reducir la contaminación. Dejando claro el Observatorio de la Sostenibilidad que «España sigue siendo uno de los países industrializados donde más han aumentado las emisiones desde 1990» 

Es de mencionar, tras el cese de actividades y vida social dispuesto por el Gobierno, las emisiones disminuirán y no hay que olvidar que con ello también lo harán todas esas enfermedades propiciadas por estos gases. Propiciando a su vez, cambios notorios en las grandes ciudades donde suelen amanecer con una gran nube sobre ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.