Diputación prioriza la movilidad urbana sostenible en beneficio del peatón buscando «ciudades más amables»

Dolores Amo ha señalado que la institución provincial lleva "un tiempo esforzándose por aplicar la sostenibilidad en este ámbito"

0
Infografía sobre una de las intervenciones previstas en Moriles. Foto: Europa Press

La Diputación de Córdoba se está esforzando en «aplicar la sostenibilidad en todos los campos» en los que presta asistencia a los 77 municipios de la provincia, y el diseño urbano es uno de ellos, pues «ya no solo se trata de renovar las calles, sino de diseñar espacios urbanos para que sean los vecinos los que disfruten de sus calles», a través de «una movilidad urbana sostenible, que conlleva dar priorizar al peatón, reducir desplazamientos motorizados y generar, además, espacios urbanos de esparcimiento», buscando con ello «ciudades más amables».

Así lo ha destacado, en declaraciones a Europa Press, la vicepresidenta primera de la Diputación, Dolores Amo, quien ha argumentado que «las sociedades evolucionan», de forma que, «cuando el coche se convirtió en un bien de consumo asequible, se popularizaron sus ventas y en las calles les dejaron más espacio para que el tráfico rodado a motor cumpliese su cometido, transportando a viajeros o mercancías, y para que después pudiesen ser estacionados» los vehículos.

Existe ahora un punto de inflexión, marcado por el cambio climático, que, según ha señalado Dolores Amo, «lleva a preguntarse si realmente existe la necesidad de realizar un trayecto en coche cuando es posible llevarlo a cabo andando, evitando las emisiones de CO2, y si las calles, como espacios públicos, deben alojar a tantísimos vehículos».

Por eso la institución provincial lleva «un tiempo esforzándose por aplicar la sostenibilidad» en este ámbito en los municipios de la provincia y, prueba de ello, son dos iniciativas en las que la Diputación está «volcando recursos económicos y técnicos, como son los proyectos Feder de economía baja en carbono de Villafranca de Córdoba y Moriles, cuya inversión inicial ronda los 780.000 y 900.000 euros, respectivamente».

En el primero, se va a actuar en la calle Alcolea, la principal arteria de la localidad y en la que no se ha actuado desde hace, al menos, medio siglo, y también se intervendrá en la Plaza de Andalucía, un espacio que ocupa unos 5.500 metros cuadrados.

Lo que se hace en este caso, según ha detallado la también delegada de Asistencia Económica con los Municipios, es «transformarla en vía urbana de plataforma única, con prioridad peatonal, reduciendo el ancho de la calzada en favor de los acerados y minimizando las plazas de estacionamiento, destinándolas a personas con movilidad reducida, carga y descarga y vehículos autorizados».

En Moriles, por su parte, la actuación comprende la Plaza de la Constitución y la calle Manuel López Aguilar, con una superficie de unos 5.000 metros cuadrados, y donde, igual que en Villafranca, se opta por conceder más espacio al viandante a través de una plataforma única, reduciendo el ancho de la calzada y favoreciendo también los acerados.

Dolores Amo ha explicado que «se pretende reducir el vehículo privado en los desplazamientos», integrando también las obras en este municipio una nueva configuración de la Avenida de Andalucía, «que actualmente presenta características propias de travesía de una carretera, y que se ha rediseñado para permitir el tránsito peatonal de forma accesible y dotarlo de elementos que favorezcan la integración de urbanismo y medio ambiente».

En consecuencia y de esta manera, la institución provincial diseña «ciudades más amables», y también se reducen las emisiones de carbono en unas 18 toneladas, en el caso de Villafranca, y en 21 toneladas en el municipio morilense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here