Dos cordobeses en Italia: «Nos hemos sentido abandonados por la UCO»

Llevan nueve días aislados en Roma junto a sus compañeros de piso

0

Javier Sánchez García y Rafael Conde Bermejo son dos cordobeses estudiantes de Gestión Cultural que se encuentran en Italia desde septiembre del año pasado con una beca Erasmus de la Universidad de Córdoba (UCO) y que lamentan la falta de apoyo que han recibido de la institución académica. Compañeros de piso, estos estudiantes señalan que «no nos hemos sentido arropados, sino todo lo contrario: nos hemos sentido abandonados por su parte», agravando su aislamiento en un país con otra lengua y cultura distintas.

Ahí no quedan sus quejas. Apuntan que la UCO envió un comunicado diciendo que si querían podían volver a España, pero las facilidades para hacerlo se las dieron tras el cierre de fronteras. Javier Sánchez añade que «no quiero que se pongan medallas quien no las merece; no quiero que digan después que hemos disfrutado de algo que nos han dado ellos, cuando los que verdaderamente se merecen esas medallas son nuestros padres, que son quienes hacen un esfuerzo económico».

Además de todo ello, al intentar contactar con la Universidad de Córdoba no han obtenido respuesta alguna. Incluso la madre de Javier se tuvo que personar en la universidad para que acto seguido le contestasen al teléfono y en la conversación la respuesta que obtuvo fue «no podemos atender vuestros problemas con los que tenemos aquí en la universidad».

Por su parte, Rafael Conde añade que su padre se presentó también en dependencias de la UCO y que lo único que obtuvo fueron negativas y tras ello una discusión por no entender la falta de apoyo a las necesidades de su hijo en Italia.

La UCO ha distribuido una instrucción rectoral, a la que ha tenido acceso Insitu Diario, que contempla una serie de normas que afectan a los alumnos y al funcionamiento interno. «La información a medios de comunicación y redes sociales quedan restringidas única y exclusivamente al Gabinete de Comunicación de la UCO, a través del cual se canalizarán las noticias y novedades actualizadas», según figura en el escrito firmado por el rector, José Carlos Gómez Villamandos.

La Universidad ha restringido la información a medios de comunicación y redes sociales única y exclusivamente a su Gabinete de Comunicación

Además, «los estudiantes del programa Erasmus, o de cualquier otro programa internacional, que retornen a la Universidad de Córdoba o se incorporen a la misma, deben dirigirse de forma inmediata a la Oficina de Relaciones Internacionales (ORI)», donde» recibirán instrucciones sobre las acciones que deben realizar».

Volviendo a la situación de estos jóvenes cordobeses, cuando aparece el coronavirus ellos ya estaban estudiando en la Universidad de Tor Vergata y cuentan su testimonio desde el momento en que se desata la crisis. Javier llegó a Roma en septiembre para cursar estudios y a día de hoy se encuentra bien, pero señala que ha sido una situación crítica que se ha dado muy rápido, sin margen a reaccionar, y que debido a su situación Erasmus era aún más complicada.

El estudiante advierte que no era tan consciente debido a que la gente se comportaba normal; además, como se veía muy lejano no le daba tanta importancia. Cuando llegó a Roma se asustó mucho y lo pasó peor por su madre, que desde España lamentaba que su hijo estuviese en Italia y no pudiese volver.

Al preguntarle si pensó en volver, relata que no tuvo duda nunca de que el lugar idóneo para pasar la cuarentena era Italia y así no contagiar a nadie en el caso de ser portador del virus. Del mismo modo, afirma que algún compañero suyo sí que logró llegar a España antes del cierre de fronteras y que a otros se les impidió tras la decisión del Gobierno.

Sobre cómo vive un cordobés la situación en Italia y si la población de la zona hace distinciones, este universitario cuenta que en Roma la gente no hace distinción, sino todo lo contrario. Javier afirma que todos los días a las seis la gente sale a sus balcones para tocar las cacerolas, poner música, cantar el himno de Italia y es el momento para hablar entre balcones. Cita que los vecinos le preguntan cómo está y si necesita algo.

Estos universitarios relatan que llevan nueve días aislado junto a sus compañeros de piso y que solo han salido dos veces, una para comprar y otra para acoger y ayudar a trasladar sus cosas a una española que vivía sola en otra parte de Roma. Advierte Javier que solo se puede salir para comprar, para acompañar a una persona impedida, comprar tabaco o hacer deporte en los lugares permitidos y que para todo ello debes llevar un documento que lo certifique y si no es así las autoridades te multan e incluso te pueden meter en la cárcel.

La UCO ha suspendido la lectura de tesis doctorales, la Cátedra Intergeneracional, las estancias en el extranjero y los cursos de formación permanente que no hayan comenzado, entre otras actividades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.