El AGS Sur, primera área sanitaria certificada como Centro Comprometido contra la Violencia de Género

Se concedió el pasado 19 de enero

AGS Sur

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) y la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía han concedido al Área de Gestión Sanitaria (AGS) Sur de Córdoba, con fecha del pasado 19 de enero, la certificación como Centro Comprometido contra la Violencia de Género, siendo la primera área sanitaria de Andalucía que logra dicha certificación.

Según ha informado la Junta en una nota, con ello se pretende conformar una red de centros especializados en la atención integral a mujeres víctimas de violencia de género. De hecho, el distintivo que obtenido por el AGS Sur de Córdoba «permite que las mujeres puedan identificar sus centros como entornos seguros y especializados en este tipo de violencia».

Para su concesión se requiere el cumplimiento de estándares que abordan diferentes aspectos relacionados con la asistencia y la gestión de los centros, tales como la formación de los profesionales, los sistemas de detección, intervención y seguimiento de casos, la coordinación con los equipos de atención individualizada y otras administraciones implicadas, así como la sensibilización sobre esta lacra social y el trabajo comunitario para visibilizarla y prevenirla.

Se trata de la primera área de gestión sanitaria de Andalucía en recibir esta certificación, que en la provincia de Córdoba también poseen el Hospital Reina Sofía, el Distrito Sanitario de Atención Primaria Córdoba-Guadalquivir y el Hospital de Puente Genil.

El AGS Sur de Córdoba cuenta con un Equipo de Atención a la Mujer para el abordaje de situaciones de violencia de género, compuesto por dos enfermeras y una trabajadora social, y con una comisión para la prevención de la violencia de género que integra a un equipo de profesionales multidisciplinar de Atención Primaria y hospitalaria cuyo principal objetivo es la prevención, detección y coordinación asistencial, garantizando así un seguimiento activo y continuado de las víctimas.

Mediante la certificación de centros comprometidos contra la violencia de género, el área puede mostrar y compartir sus logros y buenas prácticas en la gestión de casos integral a las mujeres víctimas de violencia de género, y proporcionar a las víctimas una atención homogénea y de calidad, asegurando el seguimiento de la normativa vigente y los protocolos actualizados según la evidencia científica.

También puede proyectarse en su medio como un lugar seguro y de confianza para las víctimas, en el momento que se plateen pedir ayuda e, igualmente, puede integrarse en las iniciativas de su entorno y ser reconocida no solo como un recurso clave, sino también como un agente positivo de cambio.

De igual manera, puede proporcionar una formación específica a los profesionales para mejorar la atención integral y homogénea en el Área, garantizando la equidad, así como facilitar que sus profesionales tengan más y mejores competencias y estén más implicados, si cabe, con la mejora continua en la atención a las víctimas de violencia de género.