El alcalde afirma que el Ayuntamiento no puede impedir que se celebren cotillones a causa del Covid

En cambio, en las fiestas "privadas" de celebración de Fin de Año, según ha asegurado el alcalde, "no es nadie para decir que no se hagan", aunque "sí recomendarlo"

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, en rueda de prensa telemática

El alcalde de Córdoba, José María Bellido (PP), ha aclarado este martes que el Consistorio no cuenta con «ninguna herramienta», en el ámbito de sus competencias, para impedir, en base a la creciente incidencia acumulada del coronavirus en la ciudad, la celebración de cotillones de Fin de Año, aunque la tasa Covid en la capital cordobesa haya superado ya la cifra de 2.000 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.

En este sentido y en rueda de prensa, Bellido ha explicado que «la autorización que se da desde el Ayuntamiento» a la celebración de los cotillones «solo responde a la materia puramente urbanística y de seguridad física«, es decir, en cuanto al cumplimiento de la normativa sobre los «aforos, entradas y salidas, medidas contra incendios, etcétera» en los locales o recintos de celebración.

En consecuencia, en el Consistorio «no tenemos ahora mismo ninguna herramienta que pueda permitir que, desde Urbanismo, no se den las autorizaciones que se piden, si se cumplen las mismas condiciones que cualquier año», más allá de la presente situación de pandemia del coronavirus.

De hecho, el alcalde ha recordado que el Ayuntamiento ha suspendido ya la celebración de la Fiesta de Fin de Año organizada por el propio Consistorio en la Plaza de las Tendillas, al entender que era «muy difícil, por no decir imposible, garantizar lo que establecen las recomendaciones de la Junta Andalucía, que te dice que se guarden las distancias de seguridad y el uso de mascarilla», algo que no cree Bellido que se pueda cumplir «en un ambiente de fiesta, bebiendo y comiendo» los asistentes.

En cambio, en las fiestas «privadas» de celebración de Fin de Año, el Ayuntamiento, según ha asegurado el alcalde, «no es nadie para decir que no se hagan», aunque «sí recomendarlo», pues, en el plano puramente normativo, el Consistorio solo puede actuar «conforme a la legislación urbanística y de espectáculos recreativos y públicos», que «es la que está en vigor. Es que no podemos hacer otra cosa».

Es más, según ha argumentado, «si desde Urbanismo denegáramos una licencia basándonos simplemente en que hay unos datos de Covid muy altos», en cuanto al «número de contagios», en ese caso y desde el Ayuntamiento se estaría «prevaricando, por decirlo claramente», de forma que «es una decisión que escapa al ámbito municipal».