Alusiones a la familia, recuerdos de los hermanos que ya no están y compromiso con los niños con necesidades especiales. Una de las actividades más arraigadas en Navidad es visitar los Belenes. Siempre ocultan una novedad, decoración renovada, una figura nueva o incluso un deseo. Uno de los pesebres que se pueden visitar en familia en este tiempo navideño es el de la hermandad del Císter – La Sangre de Córdoba. Instalado en la plaza del Cardenal Toledo, este Nacimiento es «uno de los más visitados» de la capital, adelanta Rafael Herrero, hermano de la Sangre y creador del Belén. Además, entre el buey y la mula esconde un proyecto social para el que va dirigida «íntegramente» la recaudación de las donaciones que recojan del Belén.

https://youtu.be/Ri6wk3RX62I

En abril, Herrero comenzó a pintar sobre plano sus diseños y en julio comenzó con el montaje que esta Navidad presenta para el disfrute de los cordobeses. Edificaciones, módulos y todas las figuras. Todo ha sido cuidadosamente fijado por las dos manos de su creador.

La novedad del Belén del Císter este año es que «es un Belén nuevo, no tiene nada que ver con el que hago otros años». Asimismo, Herrero cuenta que en él se representan las diferentes escenas de la Navidad y de otras típicas de la vida cotidiana en tiempos de Jesús.

Alusión a la familia y en memoria de un hermano fallecido

Respecto a la adoración de los pastores, apunta que se trata de «una familia» y es «una alusión a la defensa de la familia hoy en día». También, destaca la figura de «un pastorcillo» en memoria de un hermano de 18 años que «falleció trágicamente en un accidente de tráfico este año, es un recuerdo a su memoria». En este sentido, aclara que «cada figura tiene su razón de ser y de estar».

Donativos para ‘Música para Ángeles’

Todos los donativos recaudados serán «íntegramente» destinados a financiar la obra social Música para Ángeles, un proyecto de la hermandad para el que trabajan en colaboración con distintos centros hospitalarios, como San Juan de Dios, el Reina Sofía y Autismo Córdoba, entre otras entidades colaboradoras.

Música para Ángeles consiste en talleres de musicoterapia para niños de 0 a 6 años que presentan problemas de desarrollo cognitivo, impartidos por personal sanitario. De esta forma, «mejora su integración en la vida social y en el entorno familiar de una manera más fácil», explica Herrero.

Se trata de uno de los belenes cordobeses más visitados, recibiendo en torno a 80 personas al día. Su horario es de lunes a sábado de 18:00 a 21:00 y, de 12:00 a 14:00, los domingos y festivos. No obstante, los días 24 y 31 de diciembre permanecerá cerrado.

Reportaje gráfico: JS