El Gobierno autoriza obras de emergencia para adaptar la presa de Iznájar a episodios prolongados de sequía

Es necesario renovar el sistema de accionamiento de las compuertas de la torre de toma y adaptarlas a niveles de embalse más bajos

Embalse de Iznájar

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), ha tomado razón de la declaración de emergencia de las obras para reforzar la toma de agua en la presa de Iznájar, situada en Rute (Córdoba), y que comenzaron a finales del mes de agosto con una inversión prevista de 1.600.000 euros, para adaptarla a episodios prolongados de sequía.

A este respecto y en una nota, el delegado del Gobierno de España en Andalucía, Pedro Fernández, ha detallado que esta actuación forma parte del paquete de actuaciones en infraestructuras hidráulicas que tiene en ejecución el Gobierno central, a través de los ministerios de Transición Ecológica y de Agricultura, que ascienden en la comunidad andaluza a los 600 millones de euros.

También forman parte de esta inversión, según ha añadido, «los proyectos de Interés General del Estado en Andalucía que están en marcha, en ejecución, en licitación o en trámite de redacción, tras ocho años de paralización del anterior gobierno».

El embalse de Iznájar, junto con los manantiales de La Hoz y Fuente Alhama, constituye la fuente principal del sistema de suministro de la zona Sur de Córdoba, abasteciendo a una población de 250.000 personas aproximadamente.

Dada la situación actual de escasez y reducción de precipitaciones, que impiden la recarga natural de los acuíferos, el aporte natural de los caudales de los manantiales de La Hoz y Fuente Alhama se ha reducido notablemente. Por ello, es preciso aumentar la producción desde el embalse de Iznájar, para compensar el menor aporte hídrico de estas fuentes.

La estación de tratamiento de agua potable (ETAP) de Iznájar podría asumir el incremento necesario de volumen de agua a tratar, sin embargo, la conducción actual desde el embalse a la planta es incapaz de asumir este aumento.

Además, es necesario adecuar la torre de toma del embalse para captar el agua, adaptándola a posibles situaciones de sequía alargadas en el tiempo. Por ello es necesario renovar el sistema de accionamiento de las compuertas de la torre de toma y adaptarlas a niveles de embalse más bajos.

SUMINISTRAR CAUDAL MÁXIMO

De este modo, las obras consistirán en la instalación de un nuevo sistema hidráulico en las compuertas de la presa y un aumento del diámetro de la conducción existente, mediante una nueva tubería de fundición acerrojada que permitirá suministrar a la ETAP el caudal máximo para el que la planta está diseñada.

Por otro lado, debido a la necesidad de acometer estas obras con urgencia, es preciso contratar con un equipo de control y seguimiento de las obras mediante una asistencia técnica, que se encargará de resolver los problemas específicos que aparezcan durante la ejecución del proyecto de forma rápida y con garantías. Estas obras dieron comienzo el pasado 25 de agosto, según el plazo marcado por la Ley de Contratos del Sector Público.

INVERSIONES

Fernández ha recalcado que «la preocupación del Gobierno es máxima» en relación con la sequía en Andalucía «y, por eso, ha programado importante líneas de actuación para paliar sus efectos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que contempla un Perte para el ciclo del agua que movilizará más de 3.000 millones de inversión».

A este respecto, ha animado a la Junta de Andalucía a «aprovechar al máximo las convocatorias y fondos, tanto de este Perte, como los del Agroalimentario, que tienen como destino mejorar la gestión del agua».

Ha afirmado, además, que en 2023 los fondos con destino Andalucía para el ciclo del agua se multiplicarán por cuatro, «cubriendo la inversión del Estado la falta de inversiones de otras administraciones, en materias como el abastecimiento, la depuración o el saneamiento en las poblaciones andaluzas».

Por último, ha recordado que la inversión consolidada ordinaria de la Dirección General del Agua, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), «cuenta con un compromiso de inversión de 1.400 millones de euros, a los que hay que sumar 600 millones que la Administración General del Estado va a destinar a inversiones en el ámbito de las demarcaciones que son competencias de la Junta».