El gobierno local quiere adjudicar el martes en el Pleno el uso de 25 millones de euros de remanentes

Fuentes ha agradecido "las aportaciones" de los distintos grupos políticos, asegurando que "todos coinciden" en la necesidad de "inyectar recursos a las empresas públicas"

Salvador Fuentes

El teniente de alcalde de Hacienda del Ayuntamiento de Córdoba, Salvador Fuentes (PP), ha anunciado este jueves la intención del gobierno municipal de PP y Cs de llevar a un Pleno extraordinario el próximo martes, tras cerrar un acuerdo previo con los diferentes grupos en la Comisión de Hacienda el próximo lunes, los expedientes que determinarán el nuevo uso que tendrán «unos 25 millones de euros» de los remanentes de tesorería con los que se cerró el presupuesto del pasado año y que están disponibles para darles un nuevo destino este 2022.

Así lo ha destacado Fuentes en rueda de prensa previa al Pleno municipal ordinario de julio celebrado este mismo jueves, en el que se han aprobado cuatro expedientes para destinar, de los más de 35 millones de remanentes disponibles, algo más de 700.000 euros al pago de facturas pendientes, mientras que 2,7 millones de euros serán destinados al abono del coste de suministro eléctrico del periodo comprendido entre el 22 de julio y el 31 de diciembre de 2022, y un millón de euros para financiar gastos generales del programa de ayudas destinadas al alquiler social.

En cuanto a cómo se emplearán el resto de los remanentes, Fuentes ha agradecido «las aportaciones» de los distintos grupos políticos, asegurando que «todos coinciden» en la necesidad de «inyectar recursos a las empresas públicas», de forma que «Aucorsa lleva cuatro millones, más el bonobús (bonificado), que son en torno a 600.000 euros», mientras que «Sadeco lleva otros cuatro millones y Cecosam 200.000 euros», estando previsto que, «para el impulso económico, se inyectan al Imdeec, para que resuelva rápido ayudas a autónomos y pymes, cinco millones».

Junto a ello, el gobierno municipal tiene «la idea» de que los remanentes sirvan también para «amortizar en torno a nueve millones de euros» de la deuda municipal, aclarando Fuentes que no le «corre prisa esa amortización», con lo que no tiene que incluirse, para su aprobación, en el Pleno extraordinario que se pretende convocar para el próximo martes, pues primero son las «urgencias» de inversión, y después va la necesidad de «controlar la deuda, para los que vengan».

Por su parte y también en rueda de prensa previa al Pleno, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Córdoba, José Antonio Romero, ha dicho que su grupo tenderá «la mano» al gobierno local buscando que los remanentes pendientes de adjudicar «se usen para ayudar a los cordobeses a mitigar» las consecuencias de la inflación y que, de esta forma, «puedan llegar a fin de mes».

En este sentido, Romero ha avisando que el gobierno municipal de PP y Cs no tendrá el apoyo del PSOE para destinar dinero de los remanentes a «proyectos que se repiten» año tras año, «pero que no se ejecutan», para, finalmente, utilizar los remanentes «solo para amortizar deudad», cuando lo obligado en la situación actual es que ese dinero «se invierta en la economía de los cordobeses».

El portavoz municipal de IU, Pedro García, por su lado, ha calificado en rueda de prensa previa al Pleno de «surrealismo absoluto» lo que está ocurriendo en relación con el uso que se puede dar a los remanentes, acusando a Fuentes de ser un «mentiroso compulsivo», a la vez que ha recordado al alcalde de Córdoba, José María Bellido (PP), que tiene «180 millones de euros en la caja» sin gastar, es decir, sin atender a las necesidades que tienen los cordobeses en la actual situación.

Por su parte, la portavoz de Vox en el Consistorio, Paula Badanelli, igualmente en rueda de prensa previa al Pleno, ha lamentado que al gobierno local «le sobran cada año entre 25 y 30 millones de euros», que presupuesta pero que no se gasta y pasan a ser remanentes, anunciando luego inversiones con los mismos que «son pura ciencia ficción», porque tampoco las llega a ejecutar, y «entre tanto siguen friendo a la gente a impuestos» y, al final, ese dinero solo sirve para «engrosar las cuentas de los bancos», avisando también Badanelli, del «posible fraude de Ley» que puede suponer «inyectar capital a las empresas municipales».