El Gran Teatro de Córdoba programa para este sábado la zarzuela La Revoltosa, una obra cumbre del género chico

Es un sainete lírico en un acto, tiene un libreto que es un fiel reflejo de los ambientes vecinales de finales del siglo XIX

El Gran Teatro ha programado para este sábado La Revoltosa, una zarzuela que junto con La verbena de la Paloma está considerada como una de las obras cumbres del denominado género chico, una pieza fundamental del repertorio donde se aprecia la maestría del libreto y de la música. El espectáculo llega a Córdoba con una producción de la Compañía Sevillana de Zarzuela, que en el 125 aniversario de su estreno –en el Teatro Apolo de Madrid, el 25 de noviembre de 1987– se ha propuesto representar esta legendaria obra del maestro Ruperto Chapí. Y así lo ha hecho con gran éxito a principios de este año en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. Para ello ha llevado a cabo un importante proyecto de adquisición y restauración de la escenografía del maestro Carvalho y del vestuario, que estaban en los fondos del madrileño Teatro Monumental.

La Revoltosa, un sainete lírico en un acto, tiene un libreto que es un fiel reflejo de los ambientes vecinales de finales del siglo XIX, un conseguido retrato de tipos y situaciones debido a sus dos grandes libretistas, José López Silva y Carlos Fernández Shaw, que trasladan a la escena todo el sentir y la realidad del Madrid de aquellos años. En cuanto a la música, es uno de los elementos más valorados de este sainete gracias a la partitura de Ruperto Chapí, creador de una verdadera obra sinfónica y popular que cautiva desde las primeras notas de su preludio.

El compositor alicantino logra un gran éxito con esta obra en la que lo culto y el alma del pueblo llano se dan la mano en un ensamblaje perfecto. La acción se desarrolla en un patio de vecinos en el que Felipe presume de ser el único que resiste los encantos de Mari Pepa, una planchadora que tiene a todos los hombres encandilados, cuando en realidad está locamente enamorado de ella, sentimiento que la joven comparte en silencio. Cuando ve a Felipe con dos chulapas sufre celosa, y aunque ambos están enamorados simulan un desprecio que no sienten. Por su parte, las vecinas de la corrala, hartas del comportamiento de sus maridos respecto a la planchadora, deciden escarmentarlos y les hacen creer que Mari Pepa les ha citado. Ellos pican el cebo y fingen excusas para poder encontrarse con la joven. Al final, después de
descubrirse la trampa urdida por las mujeres del patio, Felipe confiesa su amor ante todos los vecinos y Mari Pepa le corresponde haciendo también públicos sus sentimientos hacia el enamorado.

La edición musical y teatral, tanto del fondo de partituras como del libreto de la dramaturgia, corresponden a la dirección musical, a cargo de Elena Martínez Delgado, y a la dirección de escena, obra de Marta García Morales, con la finalidad de guardar el máximo respeto a la tradición interpretativa de la obra y a sus autores originales. En el apartado artístico figura un elenco formado por intérpretes lírico-teatrales de reconocido prestigio, así como la orquesta y el coro titulares de la Compañía Sevillana de Zarzuela.