El Hospital Reina Sofía organiza sobre el tratamiento endovascular en enfermedades neurológicas

La jornada, impulsada por el equipo de Neurorradiología intervencionista del hospital, tiene como objetivo poner en valor las posibilidades terapéuticas que existen en la actualidad

Hospital Reina Sofía

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha organizado una jornada científica centrada en las novedades que han ido apareciendo durante los últimos años en el tratamiento endovascular de las diferentes patologías neurológicas y, muy especialmente, en el ictus, una de las enfermedades que más volumen de pacientes supone a día de hoy en este campo de la Medicina.

Tal y como ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, durante toda la mañana de este lunes, profesionales expertos de Andalucía, principalmente, se han dado cita en el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imibic) para intercambiar experiencias en el desarrollo de las nuevas técnicas, a fin de avanzar en la mejora de la calidad de vida de los pacientes que sufren cualquiera de estas enfermedades.

A través de dos mesas, los especialistas analizarán, por un lado, el tratamiento endovascular de determinadas patologías cerebrales, profundizando en el tratamiento agudo del ictus, la embolizacion de malformaciones arteriovenosas cerebrales que pueden ser tratadas por radiocirugía o el tratamiento por vía venosa de las mismas.

En la segunda mesa, se ha analizado el abordaje del ictus en el área de referencia del hospital cordobés, repasando la conveniencia del uso del TAC, el protocolo en el tratamiento, el proceso ictus en Córdoba y Jaén, así como el papel del Centro de Emergencias Sanitarias 061 en la fase hiperaguda del paciente con ictus.

La jornada, impulsada por el equipo de Neurorradiología intervencionista del hospital, tiene como objetivo poner en valor las posibilidades terapéuticas que existen en la actualidad gracias a la aparición en los últimos años de nuevas técnicas y el avance de los dispositivos que, según ha destacado el responsable de la unidad de Neurorradiología del hospital, Fernando Delgado, «permiten abordar lesiones que antes solo podían tratarse mediante cirugía, especialmente importantes en el tratamiento urgente de pacientes que sufren un ictus».

Concretamente, el equipo de Neurorradiología realiza al año un millar de procedimientos, entre los que destacan 250 tratamientos de ictus, 80 estenosis carotídeas, 60 aneurismas cerebrales, 50 biopsias, 25 vertebroplastias y 20 malformaciones arteriovenosas, entre otras.

En esta línea, la directora gerente del hospital, Valle García, que ha participado en la inauguración del encuentro, ha recordado el papel de los procedimientos endovasculares en la asistencia sanitaria de un hospital y la gran aportación que ha supuesto en las últimas décadas la evolución de la imagen radiológica.

«El papel de la imagen radiológica como soporte para la aplicación de muchos tratamientos es clave hoy día en el abordaje de muchas patologías. A esto se suman las mejoras organizativas, de infraestructura y tratamiento. Todo ello nos está ofreciendo en el caso por ejemplo del ictus, unos resultados mucho más esperanzadores para nuestros pacientes», ha comentado García.

En este sentido, en la actualidad más del 60% de los pacientes con ictus que reciben tratamiento urgente en el Hospital Reina Sofía logran ser independientes para las actividades básicas de la vida diaria a los tres meses del evento cerebrovascular.

ATENCIÓN AL ICTUS

Precisamente por su alto volumen de actividad y la morbimortalidad que genera, el encuentro centra la segunda mesa en la atención al ictus. Sólo en el Hospital Reina Sofía se registra una media de 3 ingresos diarios al día por esta patología. El equipo multidisciplinar del hospital implicado en su tratamiento lleva muchos años trabajando en la protocolización de su atención, ya que su detección temprana y la administración inmediata del tratamiento personalizado son claves para la recuperación de la persona.

En este contexto, el trabajo en equipo entre los diferentes niveles asistenciales es el primer paso para alcanzar el éxito. Así, la coordinación entre equipos de atención urgente como el 061 y los equipos de atención urgente extrahospitalaria, neurólogos y neurorradiológicos permite que el paciente no solo sea diagnosticado desde el momento en el que se recibe la llamada de alerta, sino que reciba una asistencia inmediata durante su traslado e ingrese directamente en la sala específica en la que va a recibir el tratamiento, sin perder tiempo.

Precisamente por ello, según ha explicado la directora de la Unidad de Radiodiagnóstico, Marina Álvarez, «hemos trabajado para ir ubicando todos los equipos implicados en el diagnóstico y tratamiento de esta patología, próximos a la unidad de ictus que, a su vez, se encuentra justo al lado de las Urgencias».

El objetivo principal es «reducir al máximo posible el tiempo para aplicar un tratamiento urgente en pacientes con ictus y, esto lo conseguimos en parte situando juntas las áreas de diagnóstico, tratamiento y hospitalización de pacientes con esta patología. También se ubican junto al ascensor que conecta con la Unidad de Cuidados Intensivos, facilitando así circuitos eficientes, con mayor coordinación de profesionales y menores tiempos de atención», ha concluido.