El Hospital Reina Sofía realiza por primera vez en su historia 100 trasplantes renales en un año

En el campo concreto del trasplante renal, los equipos multidisciplinares han ido incorporando mejoras que han permitido aumentar el número de donantes

Hospital Reina Sofía, quirófano

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha realizado por primera vez en su historia un centenar de trasplantes renales en un año. Concretamente, hace un par de semanas se realizaba el injerto renal número 100, un hito que ha sido posible gracias a la generosidad de los donantes y de sus familias y, por supuesto, al esfuerzo de cientos de profesionales que han trabajado en equipo y en cadena.

Tal y como ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, este logro casi llega a alcanzarse en 2017, cuando se registraron 99 trasplantes renales. Con esta cifra, el hospital suma un total de 1.960 injertos de riñón desde que se iniciara la andadura del programa de trasplantes del hospital en 1979.

Precisamente fue el programa renal el que abrió camino en esta área, de la mano del paciente Miguel Berni, en cuyo honor el hospital creo unos premios específicos para reconocer el compromiso y colaboración de la sociedad, medios de comunicación e instituciones en la promoción de la donación de órganos.

Son muchos los avances que se han ido consiguiendo en estos 43 años de vida del programa de trasplantes. El principal, lograr alrededor de 9.000 trasplantes y más de 1.100 donantes.

En el campo concreto del trasplante renal, los equipos multidisciplinares han ido incorporando mejoras que han permitido aumentar el número de donantes y, con ello, el número de personas que han visto mejorada su calidad de vida. El impulso del programa de donante vivo o la incorporación al programa de trasplante renal cruzado son ejemplos de iniciativas puestas en marcha en los últimos años y que ha impactado directamente en un aumento de donantes y trasplantes realizados.

La creación de consultas específicas de donación de vivo y de evaluación de pacientes con gran riesgo inmunológico son también líneas de trabajo que han ayudado a incrementar el número de trasplantes renales realizados y mejorar la calidad asistencial a estos pacientes.

En el terreno quirúrgico, destaca también la normalización del uso de laparoscopia en la extracción del órgano, facilitando la recuperación del donante vivo. También destaca la mejora del estudio de compatibilidad en Inmunología o la incorporación de técnicas de precisión analítica en servicios como Anatomía Patológica, que permiten dar una respuesta ágil, segura y precisa en momentos de máxima urgencia.

Estos son solo algunos de los ejemplos de los avances que se han ido incorporando y que han mejorado la asistencia en el terreno del trasplante renal, así como sus resultados. A ellos se suma la mejora en la coordinación de los equipos, la sincronía en quirófano de todas las categorías y especialidades, las infraestructuras y equipos que se han ido incorporando y que posibilitan que el hospital pueda simultanear toda la actividad quirúrgica que requiere la demanda asistencial de su población y, sobre todo, el compromiso de la sociedad con esta causa que permite mantener la tasa de donación entre las más altas del país.

El proceso donación y trasplante renal es complejo e implica a un gran equipo multidisciplinar de profesionales, con la participación de numerosas especialidades y perfiles (Anestesia, Urología, Nefrología, Anatomía Patológica, Inmunología, Coordinación de Trasplantes, UCI, Microbiología, Análisis Clínico, Enfermería, TCAE, limpieza y celadores, entre otros).

La dirección gerencia del hospital ha agradecido a las familias de los donantes su generosidad, sin la que esta cifra no sería posible y ha felicitado a los equipos de profesionales que han permitido mejorar la calidad de vida de tantas personas a lo largo de estas cuatro décadas y, muy en especial, durante este año.