El IAM impulsa un protocolo de atención específica a víctimas de violencia de género con discapacidad

Laura Fernández avanza que Andalucía dio apoyo durante 2020 a un 21% más de mujeres con discapacidad que habían sufrido alguna agresión

0
Inauguración de la jornada ‘Violencia de género en mujeres con discapacidad. Foto: IAM

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Laura Fernández, ha avanzado esta mañana que “en el IAM, con el apoyo del movimiento asociativo feminista de mujeres con discapacidad, hemos desarrollado un nuevo protocolo de atención específico para las mujeres víctimas de violencia de género que tienen algún tipo de discapacidad, con el propósito de recoger los procedimientos, actuaciones, las buenas prácticas y la formación para el personal de nuestros Centros Provinciales de la Mujer y Centros Municipales de Información a la Mujer (CMIM), adaptada a los diferentes tipos de discapacidad que pueden presentar diferentes y diversas dificultades”. En 2020 Andalucía atendió a 3.228 mujeres con discapacidad, de las cuales 957 fue por violencia de género, lo que supone casi el 30% del total (29,66%).

Laura Fernández ha realizado estas declaraciones durante la inauguración de la jornada ‘Violencia de género en mujeres con discapacidad: atención especializada y recursos’, dirigida a profesionales y personal de atención especializada en violencia de género, junto al director general de Personas con Discapacidad e Inclusión, Marcial Gómez, y el presidente de la Confederación de Entidades de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Andalucía (CODISA PREDIF), Antonio Hermoso, celebrada en Córdoba en la sede de la Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba (Fepamic).

La directora del IAM ha destacado que “uno de los retos de la sociedad democrática para garantizar la igualdad de oportunidades y el desarrollo integral de todas las personas es reconocer una cuestión clara y evidente: las mujeres con discapacidad están expuestas a mayores dinámicas de discriminación, desigualdad y violencia, por el hecho de ser mujeres y además tener algún tipo de discapacidad. Ser mujer con discapacidad es un claro factor de riesgo y vulnerabilidad y, por ello, las instituciones públicas y la sociedad tienen que dar respuesta a esta situación con acciones concretas y específicas que atiendan a la diversidad y, en este caso, a la discapacidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here