El IES Averroes se encierra: «¡Tendrán que escucharnos!»

Padres, alumnado y profesores continuarán "con la lucha" hasta lograr mayor inversión y cubrir las plazas de ordenanza desiertas para el centro del barrio Polígono Guadalquivir de Córdoba

La comunidad educativa se encierra en el IES Averroes de Córdoba
La comunidad educativa se encierra en el IES Averroes de Córdoba

Después de una noche de encierro en el IES Averroes de Córdoba, la movilización de los miembros del AMPA ha recibido una buena acogida por parte de los padres, el alumnado, el personal de administración y del profesorado del centro. Durante el encierro han llevado a cabo actividades culturales y musicales y han denunciado la restitución de Pilar, entre otros puntos. Son ya cuatro meses que exigen a la Junta de Andalucía tomar medidas ante la situación de carencias que sufre el centro escolar.

El portavoz de la comunidad educativa, Enrique Rodríguez ha lanzado un mensaje contundente: «¡Pilar se queda!» Asimismo, ha puesto de manifiesto la carencia de medios que sufre el IES Averroes y que, para disfrutar de una educación pública de calidad, «es necesaria la bajada de ratio y una mayor inversión que redunde en infraestructuras e incremento del número y cuantía de las becas por criterio familiar».

«¡Pilar se queda!»

Por otro lado, ha hecho hincapié en «la política constante de recortes», la cual «afecta particularmente a un barrio obrero como el nuestro». En concreto, el barrio Polígono Guadalquivir, uno de lo más pobres de España.

Rodríguez ha denunciado «el silencio e inmovilidad de la Junta de Andalucía ante nuestra demanda de restitución de la compañera Pilar». Esta trabajadora fue traslada hace cuatro meses de su puesto en periodo de matriculación.

No obstante, Pilar no es la única pieza que falta. Existen dos plazas de ordenanza sin cubrir, «una vacante por jubilación de una ordenanza desde hace seis meses y otra por baja laboral de otra compañera», han asegurado desde el centro.

Con el encierro piden a la Junta de Andalucía cubrir estos puestos desiertos y medios para paliar las graves faltas que sufre el centro educativo. «De no atenderse nuestras demandas, continuaremos con la lucha llevando a cabo acciones más contundentes«, han asegurado. «Tendrán que escucharnos».

Javier Sánchez