El Infoca da por controlado el incendio de Belalcázar, mientras sigue estabilizado el de Espiel

Según han informado a Europa Press fuentes del Plan Infoca, en la extinción de las llamas en Belalcázar trabajan ahora sobre el terreno

Incendio

El Plan Infoca ha dado por controlado, en torno a las 17:15 horas de este martes, el incendio forestal declarado en la tarde de este lunes en el término municipal de Belalcázar (Córdoba), mientras que se mantiene en la situación de estabilizado el otro incendio forestal también declarado este lunes en la provincia, en el término municipal de Espiel.

Así, según han informado a Europa Press fuentes del Plan Infoca, en la extinción de las llamas en Belalcázar trabajan ahora sobre el terreno, para el remate y liquidación del incendio, nueve bomberos forestales y un agente de Medio Ambiente con un camión autobomba.

En la lucha contra este incendio, que se declaró a última hora de la tarde de este lunes, el Infoca había empleado durante toda la pasada noche a un total 53 bomberos forestales, dos técnicos de operaciones, un encargado, dos agentes de Medio Ambiente, una Unidad Médica para Incendios Forestales (UMIF), dos vehículos autobomba y dos bulldozer, y a esos medios se sumaron efectivos desplazados por el plan de lucha contra incendios forestales de Extremadura, en concreto un agente rural, un retén con cinco miembros, un vehículo autobomba con tres componentes y un vehículo para retenes móviles dotado con depósitos de agua.

En cuanto al incendio forestal en Espiel, que fue declarado poco antes de las 18:00 horas de este lunes en el paraje ‘Finca Barbadillas’, quedó estabilizado sobre las 23:45 horas del mismo lunes, gracias a la acción del dispositivo desplegado en la zona, que contó con hasta 22 bomberos forestales, dos unidades de maquinaria pesada, dos técnicos de operaciones y un agente de Medio Ambiente, reforzados desde el aire con dos helicópteros, mientras que, desde que el incendio está en la situación de estabilizado, trabajan en la zona 16 bomberos forestales y un agente de Medio Ambiente, con un camión autobomba.