El Museo de Bellas Artes acoge la exposición ‘Rafael Romero Barros. 160 aniversario de su llegada a Córdoba’

Su figura quedó ligada históricamente a dicho museo desde el año 1862

'Rafael Romero Barros

El Museo de Bellas Artes de la capital cordobesa acogerá la exposición ‘Rafael Romero Barros. 160 aniversario de su llegada a Córdoba’, desde este próximo martes, 19 de julio, hasta el 18 de septiembre.

Así lo ha indicado la delegada de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta en Córdoba, Cristina Casanueva, en un comunicado este domingo en el que se ha detallado que la citada muestra exhibe una selección de obras de Rafael Romero Barros al cumplirse 190 años de su nacimiento y 160 de su llegada a Córdoba.

Se trata de dos lienzos y dos dibujos, procedentes de los fondos del propio museo que no se muestran habitualmente, con el objetivo de «homenajear su figura histórica y artística tan ligada a Córdoba».

Nacido en Moguer (Huelva) en 1832, de padres oriundos de Pozoblanco (Córdoba), este artista inició su formación en Sevilla, donde estudió pintura en la Escuela de Bellas Artes, y cuyo maestro fue Manuel Barrón, que le enseñaría la técnica del paisaje.

Su figura quedó ligada históricamente a dicho museo desde el año 1862, cuando, a los 30 años, se instaló definitivamente en Córdoba, para hacerse cargo del puesto de conservador-restaurador en los comienzos del Museo Provincial de Bellas Artes.

Según destacan desde la Junta, Rafael Romero Barros «sentó las bases» de los actuales museos estatales cordobeses y desarrolló una «gran actividad» en la cultura de la ciudad, que experimentaba en aquellos momentos una transformación urbanística, como el proceso de modernización y crecimiento que supuso la destrucción de murallas y edificios históricos.

En este contexto se gestó la labor de Romero Barros en favor de la defensa del patrimonio histórico artístico de Córdoba, desde su puesto de secretario de la Comisión Provincial de Monumentos. Se le atribuye la recuperación de numerosos edificios de interés histórico en la ciudad, entre los que sobresale la Sinagoga.

Otro de sus ámbitos de trabajo fue el docente, ya que fue profesor de la Escuela Provincial de Bellas Artes, que compartiría sede con el Museo, precedente de la Escuela de Artes y Oficios. En ella se formarían los artistas cordobeses de la época, como sus hijos Rafael, Enrique y Julio Romero de Torres, Tomás Muñoz Lucena, Rafael Hidalgo de Caviedes, Rafael García Guijo y Mateo Inurria.

Romero Barros fue miembro de numerosas entidades culturales, aglutinando destacados cargos como pintor Real de Alfonso XII o miembro de la Academia de San Fernando, entre otros. Pese a sus numerosas ocupaciones, también se dedicó a la pintura, siguiendo las tendencias y cánones del momento, entre el romanticismo y el costumbrismo, el paisajismo, el retrato y el bodegón, géneros en los que obtendrá «los más destacados aplausos de la crítica reciente, que ha reconocido tardíamente su valía artística», según apostillan desde la Junta.

Las piezas elegidas para esta exposición reflejan «bien» el «espíritu naturalista» de su obra en su etapa cordobesa y, mediante su exhibición, el museo anima al público a visitar la exposición y conocer más a fondo la vida y obra de este «insigne artista cordobés».