Sin rostro, no dejas huella. El centro cultural y museístico ubicado en pleno corazón de la Judería de Córdoba, la Casa de Sefarad, ha presentado la nueva sala Mujeres y Sefarad, un proyecto que recrea por primera vez los rostros de 24 mujeres empoderadas que han dejado huella en la historia o en la literatura. Para su reconstrucción han sido necesarios seis meses de diálogo entre el historiador Sebastián de la Obra y el pintor Luis Celorio.

“Nosotros las hemos descubierto”, ha asegurado orgulloso el historiador tras ver el  resultado final. Para recuperar, restaurar y descubrir la imagen desconocida de estas figuras fememinas de entre los siglos IX y XX se trata de una ardua conversación, pues “tan solo se conocía un detalle, una anécdota o una historia, conocida o anónima”. 

“Tan solo se conocía un detalle, una anécdota o una historia”

Tirando del hilo ha reconstruido la historia de esas mujeres, pero ¿qué faltaba? El rostro. Ha destacado que “trabajo sobre desechos, ropa vieja que vuelve a tener vida en otra persona”. Ahora, “espero que de aquí en adelante sean reconocidas por el rostro que hemos representado”.

Sebastián de la Obra en la Casa de Sefarad. FOTO: RAM
Sebastián de la Obra en la Casa de Sefarad. FOTO: RAM

Seis mujeres de la literatura en tinta china

En esta pequeña, pero potente sala Mujeres y Sefarad se podrán descubrir seis dibujos hechos con tinta china y tempera que reflejan “mujeres que no han existido nunca, pero son protagonistas de obras literarias”, de autores como Joyce, Lope de Vega, Vicente Blasco Ibáñez o el rostro de la cordobesa, La Lozana Andaluza, de Francisco Delicado, entre otros.

12 mujeres que existieron en óleo

También, Celorio ha diseñado una colección de óleo sobre tabla de 12 mujeres que sí han existido. Por ejemplo, de Mencía Lonzana “tan solo existe un expediente del siglo XV”, una crónica que cuenta que esta mujer era médico y que fue denunciada por los médicos (hombres) para que no ejerciera la medicina, pues tenía un origen sospechoso (era judeoconversa). Tras 15 años de pleito la Real Chancillería de Valladolid resolvió a favor de Mencía.

Para la creación de su rostro, Sebastián decía al pintor: “Luis, de esta mujer lo único que sabemos es que debía estar tan orgullosa de haber ganado el pleito”. El resultado es que “sin saber cómo, se muestra incluso la soberbia de haber ganado a los médicos varones”. 

Las seis fotografías de mujeres con poder

Por último, se encuentra una serie de retratos en fotografía que pone en valor la riqueza de la presencia de las mujeres judías de origen sefardí en el siglo XX. En esta ocasión «no podemos trampear la historia y construir otra imagen, son mujeres que ya tienen rostro” ha explicado el historiador. Entre ellas se encuentra, la directora de cine Margot Benacerraf, la Premio Novel de medicina, Rita Levi-Montalcini o intelectual Margherita Sarfatti, la primera amante de Mussolini.

Para su desarrollo, Sebastián de la Obra ha elaborado un archivo con 382 fichas sobre mujeres, razón por la que el proyecto puede desembocar un libro o un catalogo. No obstante, «lo bonito de esto es el viaje», ha asegurado el historiador. 

Javier Sánchez