Los bomberos denuncian la falta de compromiso del Ayuntamiento de Córdoba

El SEIS tomará medidas si no se atienden sus reclamaciones después de dos años de quejas

Efectivos del cuerpo de bomberos de Córdoba. FOTO: Helen Mínguez
Efectivos del cuerpo de bomberos de Córdoba. FOTO: Helen Mínguez

El SEIS (Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento) de Córdoba reclaman una «infinidad de deficiencias«, que a día de hoy siguen existiendo sin que nadie haga nada, desde hace dos años. El servicio local de extinción aprovecha la celebración de su patrón para insistir en «un plano de callejero actualizado y eficaz», pues esto «nos retrasa un tiempo vital«, según un comunicado del sindicato de bomberos.

Según Gabriel Merchán, secretario general del Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) en Córdoba señala que «no se nos tiene en cuenta como servicio especial, nuestros parques de bomberos dan pena, no se cumple ningún tipo de normativa, no tienen mantenimiento, el mobiliario da asco«.

Respecto a la ropa de parque, que se debería entregar anualmente, llevan más de seis años sin reposición, «teniendo que esperar a que compañeros veteranos sean los que den su ropa usada, para ir decentemente vestidos, a los compañeros de nuevo ingreso».

Así mismo, tienen necesidades dentro de la escala directiva, dónde se podría contar con un suboficial para incorporarlo dentro de esta escala y que actualmente sólo y únicamente cuentan con un jefe para toda la gestión del servicio, lo que supone retrasos por la cantidad y acumulación de trabajo.

El secretario sindicalista destaca que «el derecho que tenemos de disfrutar de asuntos propios, se nos deniega o no podemos disfrutarlo, tenemos un exceso de jornada que hace que trabajemos más horas anuales que cualquier funcionario del Ayuntamiento».

Entre otras demandas, el equipo de bomberos solicita un técnico de gestión, que se dedique exclusivamente a acometer los pliegos del servicio, a lo que hasta ahora les han respondido que «nos dicen que nos apañemos con lo que tenemos«.

El SEIS asegura estar cansado de «ser el patito feo y si nadie lo remedia tomaremos medidas para que se empiece a valorar la seguridad de los vecinos de nuestra ciudad. Estamos cansados de buenas, bonitas y amables palabras, queremos hechos y no para el futuro».