El Sindicato Médico de Córdoba considera “humo” el nuevo Plan para Atención Primaria

Se muestran preocupados por la falta de relevo generacional ante una más que probable ola de jubilaciones

Hospital Reina Sofía

La Consejería de Salud y Familias anuncia a bombo y platillo un Plan en Atención Primaria “para incrementar la respuesta ante el Covid”. Bien, de entrada esta denominación nos parece demagógica ¿acaso ese refuerzo no era necesario sin el covid? Llevamos décadas con unas agendas con las que cualquier país Europeo se llevaría las manos a la cabeza, frente a las agendas de 15-25 pacientes, nos encontramos aquí con agendas de 40 – 50 pacientes que luego se incrementan con patología no demorable más avisos domiciliarios y atención a residencias.

Según una nota del Sindicato Médico, este es un comunicado “benévolo”. Vamos a “creernos” las cifras, en las que dicen que han contratado 97 facultativos sin citar aquellos que se han jubilado en el último año. Hablan de que gracias a ellos han podido mantener abiertos 1.512 centros de Atención Primaria, aunque si nos vamos al Portal de Estadística del Sistema Andaluz de Salud, vemos que en Andalucía hay 407 Centros de Salud, siendo el resto consultorios locales. Seremos “benévolos” otra vez y cogeremos como denominador los 407 Centros de Salud. Si dividimos los 97 facultativos contratados entre estos 407 Centros de Salud obtenemos la asombrosa cifra de 0,238 médicos por centro de Salud. ¿De verdad creen que esto soluciona algo? ¿Desconocen la realidad que viven día a día los facultativos andaluces o directamente se ríen de nosotros mientras prolongan la situación de maltrato institucional? Afortunadamente los médicos no pueden dividirse y estar en varios centros al mismo tiempo, sino, lo harían.

Es cierto que nuestro Sindicato ha conseguido un logro al comenzar a implantar un modelo de Continuidad Asistencial en Primaria, que aunque tiene margen de mejora (lo seguiremos luchando) es el principio del fin de un agravio comparativo de la

Atención Primaria con respecto a la Hospitalaria. Pero la Atención Primaria necesita mucho más, en muchos casos no es cuestión de dinero, es cuestión de capacidad, y con agendas que por la mañana ya implican atender entre 50-70 pacientes, muchos profesionales próximos a edad de jubilación se ven incapaces de asumir más carga el mismo día.

La sensación es que en las Administraciones Públicas hay excesivo interés en las homologaciones exprés de médicos extracomunitarios pero se está haciendo muy poco o nulo esfuerzo en frenar las jubilaciones, algunas anticipadas y con mucha frecuencia provocadas por el hartazgo. En otras condiciones, no son pocos los compañeros que incluso alargarían su edad de jubilación, y ganaríamos años de productividad (en términos de salud) de profesionales con una gran experiencia, con un auténtico tesoro. Quizás el objetivo de tener agendas más Europeas pueda establecerse a medio plazo, pero consideramos necesario que se implante de forma inmediata un plan de envejecimiento profesional que frene una ola de jubilaciones tan importante o más que una ola de covid, por las consecuencias que tendrá sobre la calidad asistencial que se ofrece a la ciudadanía.

Insistimos: la Atención Primaria necesita mucho más que medidas cortoplacistas, aunque como sindicato las peleemos todas, la Atención Primaria necesita:

· Inversión, para “arreglar aquello que no se puede arreglar con dinero” (hay límites en la capacidad de los facultativos).
· Gestión inteligente, que compatibilice la accesibilidad de la ciudadanía con la salud de los profesionales

· Desburocratización real de la consulta médica (el médico ha de hacer sólo lo que le corresponde, que ya tiene suficiente peso)
· Cualquier contrato programa que implique más sobrecarga y burocracia debe ser inmediatamente abolido

· La teleasistencia/telemedicina no debería provocar que lo que antes se hacía en un acto médico, ahora se haga en dos (nos han comunicado ya varios casos)
· La Atención Primaria necesita que se respete la autonomía de los Centros de Salud, cada uno con sus peculiaridades y características, de forma que los profesionales, puedan pactar con sus cargos intermedios y ser protagonistas de la gestión de sus agendas, llámense jornada ordinaria o continuidad asistencial.

· La Atención Primaria necesita frenar la ola de prejubilaciones de facultativos con una gran experiencia que el hartazgo va a provocar. Su valor no puede ser sustituido por la homologación exprés de extracomunitarios.
· La Atención Primaria NECESITA UN GRAN PACTO NACIONAL YA, y no que se escenifiquen los teatrillos a los que nos tienen acostumbrados y en los que la frase “La Atención Primaria es muy importante” se repite de forma totalmente vacía

En este contexto con una Atención Primaria tensionada hasta límites que ponen en riesgo su propia existencia y sin ver planes de mejora reales, no duden en que reactivaremos movilizaciones sin descartar ningún otro escenario.