El Sindicato Médico de Córdoba denuncia que aún no se han ofrecido contratos de calidad a los MIR que acaban este año su periodo de formación especializada

"El año 2021 acabaron en la capital 24 residentes, de los que sólo se consiguió contratar inicialmente tres"

Sindicato Médico

El pasado 8 de Febrero se produjo una reunión entre la gerencia del Distrito Sanitario Córdoba Guadalquivir y los Médicos Internos Residentes que terminan este año 2022 su periodo de Formación Sanitaria Especializada. Aunque llevamos años solicitando insistentemente que los nuevos MIR deben ser contratados y fidelizados como muy tarde en Enero, a día de hoy siguen sin tener una oferta concreta y de calidad, más allá de buenas palabras e intenciones demasiado expuestas al viento.

Cada vez más, existen más interesados en pescar en río revuelto (llámese empresas privadas, otras autonomías o incluso países Europeos) motivo por el cual la pasividad de la administración resulta llamativa e indignante, ya que condena a nuestros profesionales a pasar un nuevo periodo vacacional en condiciones lesivas para su salud (exceso de nocturnidad y sobrecarga asistencial) y derechos como la conciliación de la vida familiar (exceso de cómputo horario) a la par que dañino para la calidad asistencial que merecen y que queremos dar los propios profesionales a nuestros pacientes.

Sindicato Médico

En el año 2021 acabaron en la capital 24 residentes, de los que sólo se consiguió contratar inicialmente tres, este año finalizan 25 facultativos Especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria, y el guión comienza a ser muy similar al de años anteriores, con el añadido de la creciente ola de jubilaciones médicas de la que llevamos años advirtiendo, además también terminan 4 facultativos en el Área Norte y 6 en la Sur, sin que tampoco se les haya ofrecido aún nada concreto. Los nuevos especialistas conocen bien las condiciones de trabajo en Atención Primaria, conocen que si firman sólo un contrato de verano serán sobrecargados tanto en turno como en demanda asistencial, así que es lógico y legítimo que no quieran firmar estos contratos leoninos cuando además desde otros ámbitos les llegan mejores condiciones contractuales: ley de oferta y demanda, “es el mercado
amigos”.

Insistimos, a pesar de la sordera selectiva de las administraciones públicas: los profesionales no sólo han de ser contratados, sino fidelizados cuanto antes: es una urgencia que no puede esperar.