El Sindicato Médico de Córdoba denuncia un plan vacacional muy pobre en Atención Primaria

La mayoría de centros se encuentran como máximo a un 50% de su dotación habitual

0
Ambulancia en Córdoba
Ambulancia en Córdoba Foto: RAM

Tras dialogar y visitar a suficientes compañeros y centros de Salud de la Provincia, la tónica ha sido generalizada: 0 sustituciones, profesionales agotados y sobrecargados. La mayoría de centros se encuentran como máximo a un 50% de su dotación habitual, y no sólo no se ha cubierto adecuadamente el plan vacacional, sino que tampoco procesos de incapacidad temporal de duración indefinida.

En algunos centros, destacan además el descontento de la población con la dificultad para conseguir cita en el centro de salud en un tiempo razonable, encontrando con frecuencia demoras de 1 semana. La demanda telefónica (entre las que se encuentra el seguimiento clínico covid de la quinta ola) ha supuesto más sobrecarga a una ya raquítica Atención Primaria.

Partimos de agendas de unos 50 pacientes entre demanda asistencial y telefónica (cuando lo razonable y óptimo de cara a la calidad asistencial serían 30-35 pacientes) a lo que se suman quienes por determinados motivos acuden de manera urgente, que, aunque están siendo recibidos y clasificados/priorizados en consulta de enfermería, en un importante porcentaje, tienen que ser atendidos el mismo día.

Además, llama la atención que con esta sobrecarga, no se esté acudiendo con más frecuencia a los denominados planes de accesibilidad a la ciudadanía (módulos de 4 horas que se realizan por la tarde para restar demora) en la capital (sí los hemos
visto ocasionalmente en distritos Guadalquivir, Norte y Sur) de manera que una vez más se ahorra a costa de la salud de los profesionales y de su principal objetivo: la calidad asistencial y accesibilidad de la ciudadanía.

La situación de la pediatría no es mucho mejor, también equipos al 50%, teniendo que recurrir con frecuencia al médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria para pasar la consulta de pediatría de Atención Primaria. Mención aparte merecen los equipos de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria, que se ven desbordados al ser el rebosadero del colapso existente en otros niveles asistenciales.

A pesar de llevar años atendiendo a nivel extrahospitalario situaciones críticas en los que la vida depende de un hilo, además de llevar años siendo garantes de la accesibilidad para aquellas urgencias no vitales o síntomas que no pueden esperar, son los grandes olvidados de la administración.

Llama la atención de hecho que los puntos de urgencias de Carlos Castilla del Pino y Sector Sur en la capital, a pesar de la alta frecuentación que soportan, no dispongan de un triaje enfermero y sea el propio celador el que tiene que preguntar el motivo de consulta a los pacientes. En estos puntos vienen atendiendo unos 120-130 pacientes en cada uno de los centros al día en horario de 15 a 8h del día siguiente de Lunes a Viernes y cifras cercanas a los 200 pacientes / día en fines de semana en horario de 24h. Además las UVIs móviles de ambos puntos realizan en total una media de unos 35 avisos al día, lo cual incluye activación, desplazamiento al lugar, atención al paciente, traslado en el caso que sea necesario (aproximadamente 1 de cada 4 pacientes es trasladado a hospital) y registro del episodio en historia clínica del paciente. Es importante destacar que la mayoría de atenciones en las UVIs móviles, corresponden a Prioridades 2 (urgencias NO demorables) pero que también se atienden con frecuencia prioridades 1 (Emergencias con situación de riesgo vital). Todo ello está muy dificultado por las medidas covid, que implican llevar un Equipo de Protección Individual con las altas temperaturas del verano. Esta situación de sobrecarga se repite en puntos de urgencias rurales, algunos, que atienden grandes núcleos poblacionales, también con muy alta frecuentación.

Desde Sindicato Médico de Córdoba, llevamos años reclamando el tercer punto de urgencias en Córdoba capital, a los profesionales SÍ les importa que los ciudadanos tengan una buena accesibilidad al sistema sanitario pero con la seguridad de que cada punto esté dotado de suficientes facultativos para su correcto funcionamiento, porque de lo contrario podría suponer riesgos en la atención al paciente.
Los médicos no somos máquinas, pero también nos rompemos, con la diferencia de que nuestra recuperación es mucho más compleja que la de un artilugio mecánico. Hacer 11-12 guardias en un mes (hecho que vemos con frecuencia en toda la provincia) también podría suponer un problema de seguridad clínica en la asistencia a los pacientes.

Entre las causas de este desastre, hay una que merece ser señalada, y es el trato que se da a los facultativos que cada año terminan su periodo de formación especializada MIR. Los contratos, de escasa estabilidad y calidad, se ofrecen tarde y mal, lo que propicia que estos profesionales abandonen Andalucía.
En resumen, otro plan vacacional que ha sido un auténtico fiasco (y llueve sobre mojado) un plan tan “cogido con alfileres” salta por los aires ante la más mínima incidencia. Pacientes, incluidos crónicos y frágiles, que ven dificultada la accesibilidad al sistema y a la atención longitudinal de calidad que requieren sus patologías de base y profesionales al límite, agotados, hacen que la Atención Primaria, base del sistema sanitario, diste mucho de ser la entrada al sistema que debería ser.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here