Els Joglars vuelve al Gran Teatro con ¡Que salga Aristófanes!, una sátira que defiende la libertad del arte

Este 2022 Joglars cumple 60 años de su nacimiento

Joglars
Foto: IMAE

Els Joglars vuelve al escenario del Gran Teatro de Córdoba mañana sábado para presentar su última creación, ¡Que salga Aristófanes!, un viaje a los orígenes del teatro para rendir homenaje a la comedia con mayúsculas, “tan necesaria en estos tiempos”, apostillan. En su nuevo espectáculo, que definen como “una gran reivindicación de la libertad de expresión”, se declaran fervientes herederos de Aristófanes, creador de la sátira y un referente para ellos.

Este 2022 Joglars cumple 60 años de su nacimiento, tiempo en el que no han cejado en su empeño de meter el dedo en el ojo y hacer muy buen teatro, siempre fieles a un estilo artístico que une la sátira, la parodia y la comedia a modo de un ADN inalterable que incluye también la belleza como componente. Es un aniversario que los convierte en la compañía teatral privada en activo más antigua de Europa, y lo celebran con esta nueva producción, que hace el número 40 de su trayectoria. Y aún les queda otro acontecimiento que festejar: los 10 años de Ramon Fontserè al frente de la dirección de la compañía, después de que en 2012 Albert Boadella le pasara el testigo.

Para celebrar su 60 cumpleaños la compañía ha elegido la figura del dramaturgo y poeta del siglo V a.c. “El gran Aristófanes representa la libertad del teatro”, afirma Fontserè, y añade que “a través de la risa, que es una forma extraordinaria de higiene mental, el teatro y los cómicos hemos venido desencadenando desde la más remota antigüedad las mayores carcajadas para catarsis y solaz de los espectadores”.

La función que podrá verse en el Gran Teatro cuenta cómo un catedrático de Clásicas destituido de la Universidad es internado en un Centro de Reeducación Psicocultural, debido a las secuelas mentales producidas por el cese. Su conocimiento y admiración por el mundo clásico le hace asumir por momentos el personaje de Aristófanes, al que considera, veinticinco siglos después, un gran símbolo libertario. Así, entre la realidad y la ficción, imagina al dramaturgo griego como modelo de libertad frente a una sociedad cada vez más repleta de tabús intocables. Els Joglars afirma que su propuesta pretende reivindicar  “la libertad del arte en un momento en que está siendo víctima de una sociedad sobreprotectora”.  Con una dramaturgia contemporánea que combina la música, la danza, la literatura y lo visual, la compañía pone el foco en la infantilización del mundo adulto, que conlleva vivir en una ilusión, en un “mundo Disney” donde el arte debe ser “correcto, fácil y que no haga daño”.

Para la compañía, el arte “es un espacio de libertad no moral” ya que esta “es algo cambiante: lo que se prohibía hace unos siglos, ahora es trending topic”. Sobre esta premisa, construyen un espectáculo donde Aristófanes encarna, dicen, “ la risa del disidente ante una sociedad basada en la religión de los sentimientos”. “Desde el humor y la sátira mostramos la perversión del buenismo, que señala, delata y lincha a los discrepantes en las nuevas hogueras de las redes sociales”, donde escribir, comentar y compartir se convierte, según Els Joglars, en una tarea de “alto riesgo”.

Ramón Fontserè encabeza el reparto de ¡Que salga Aristófanes!, que se completa con Pilar Sáenz, Dolors Tuneu, Xevi Vilà, Alberto Castrillo-Ferrer y Angelo Crotti.