Emacsa refuerza su compromiso con el cumplimiento penal y antifraude y renueva su órgano de control

Vigilancia permanente y la sanción de actos o conductas fraudulentas

Emacsa

El consejo de administración de la Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (Emacsa) ha dado un paso más para continuar con la implantación de la norma UNE 19601 sobre ‘Sistemas de gestión de compliance penal’. En esta ocasión se ha aprobado la actualización de Prevención de Delitos (Compliance) de Emacsa así como el Manual del Sistema de Gestión de Compliance Penal.

Según ha indicado Emacsa en una nota, el objetivo de estos documentos es desarrollar, implementar, mantener y mejorar continuamente el Sistema de Gestión de Compliance Penal, previendo y minimizando riesgos penales que puedan llegar a ser considerados como delitos en el seno de la empresa.

Emacsa se dota así de un sistema de organización y gestión que sirva como marco para todos los integrantes de la empresa y establece los controles necesarios para la prevención de delitos.

Igualmente, se ha actualizado la composición del órgano de control del compliance penal que a partir de ahora tendrá como objetivo la supervisión del funcionamiento y cumplimiento del programa de cumplimiento normativo para la prevención y gestión de los riesgos penales.

Por último, se ha aprobado también por unanimidad la actualización de la Política de Prevención de Delitos de Emacsa cuya finalidad es proyectar al equipo de alta dirección de Emacsa y a quienes se relacionen con la empresa un mensaje de oposición rotunda a la comisión de cualquier ilícito penal, así como la voluntad de combatirlos, la vigilancia permanente y la sanción de actos o conductas fraudulentas, la efectiva comunicación y el desarrollo de una cultura empresarial de ética y honestidad.