Emacsa y Sadeco refuerzan la limpieza de imbornales en previsión de tormentas

Se llevará a cabo un plan extraordinario de revisión e inspección de un total de 300 puntos de control o puntos críticos de la red

Emacsa

Las empresas municipales de Córdoba Emacsa y Sadeco han iniciado un plan especial para la limpieza de colectores e imbornales en previsión de las lluvias que puedan desarrollarse como consecuencia del cambio climático advertido por los expertos y para intentar minimizar en la mayor medida los efectos de estas posibles lluvias.

Según detalla en una nota el Ayuntamiento, estas actuaciones refuerzan el plan de limpieza sistemática de colectores e imbornales que Emacsa realiza a raíz de los avisos de todas las incidencias detectadas o comunicadas de la red de alcantarillado y de sus imbornales.

Asimismo, Sadeco ha dispuesto un refuerzo para la limpieza en superficie del entorno de los imbornales para evitar el posible atasco que se pudiese generar. Este plan de limpieza sistemática de colectores e imbornales se desarrolla para alcanzar el objetivo planificado.

Además, desde mediados de agosto Sadeco y Emacsa van a intensificar los trabajos de limpieza e inspección de la red de alcantarillado para afrontar las consecuencias de los ciclos de lluvia cada vez más cortos, pero más intensos.

Por ello, y adicional al plan de limpieza preventiva sistemática de este año, se va a realizar una intensificación de las actuaciones de revisión y limpieza de redes e imbornales en puntos significativos para verificar que la red se encuentra en un estado adecuado tras estos meses de ausencia de lluvias.

El drenaje urbano es un aspecto holístico de la ciudad, pues intervienen, no sólo el propio sistema de drenaje, sino también la limpieza viaria y la gestión de la arboleda, el diseño urbanístico de la ciudad e, incluso, los arroyos de la sierra que se incorporan a la red de colectores de la ciudad.

REVISIÓN DE PUNTOS DE CONTROL

Se llevará a cabo un plan extraordinario de revisión e inspección de un total de 300 puntos de control o puntos críticos de la red, al objeto de verificar su estado y poder tomar las medidas oportunas que fuesen necesarias. Adicionalmente también se incluyen puntos de control estadístico, para detectar posibles incidencias en zonas inicialmente no sensibles.

Igualmente, se ha previsto un incremento de los medios de limpieza de colectores e imbornales para reforzar aquellas zonas que en base a la experiencia y a las inspecciones realizadas requieran intensificar los trabajos de mantenimiento y limpieza.

Con este plan extraordinario se dedicarán adicionalmente a la limpieza sistemática aproximadamente mil horas de equipos de alcantarillado, estimándose que se realizarán más de 300 inspecciones y la limpieza de mil imbornales y 3.000 metros de colector.