Empieza el verano, empiezan los problemas, «sequía profesional y llueva sobre mojado «

El Sindicato médico lleva tiempo pidiendo de forma insistente la fidelización de los profesionales que ya tienen y la contratación de nuevos facultativos

Sindicato Médico

El verano no ha hecho más que empezar y con él los problemas de los que venimos años avisando, que, lejos de ser atajados y solucionados van incrementándose y cronificándose ante la atónita mirada de políticos y Autoridades Sanitarias. España maltrata a sus profesionales, y ni a nivel autonómico se ofrecen contratos de calidad desde hace décadas ni a nivel nacional se aprecian medidas como el aumento de plazas MIR y un proyecto creíble de reforma de la Atención Primaria.

Ayer tuvimos noticia de que el domingo en Córdoba capital una de las dos UVIs móviles de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria se quedó sin médico, y en Montoro hubo un médico menos por una incidencia que no se pudo cubrir (sigue sin existir un sistema de cobertura de incidencias reglado para los Servicios de Urgencias). Somos conscientes de que esto no es achacable a la jefatura de esta unidad, sino, insistimos, al déficit ya crónico y endémico de facultativos. Tras una ronda de contactos, sabemos que la situación no es mucho mejor en el Distrito Sur de Córdoba, donde ya habido dificultades en Julio y son los propios profesionales
los que se muestran preocupados por cómo van a “hacer el Agosto”. En el Distrito Norte, se suman la falta de profesionales y el problema de la enorme dispersión geográfica de la zona.

Llevamos tiempo pidiendo de forma insistente la fidelización de los profesionales que ya tenemos y la contratación de nuevos facultativos, llevamos tiempo pidiendo que los contratos sean de mínimo 2-3 años, cosa que hasta ahora no ha sucedido.
Es algo que deben autorizar desde los Servicios Centrales del Servicio Andaluz de Salud y que por tanto no es competencia de ninguno de los Distritos Sanitarios de la Provincia. Al final hemos llegado a una situación de sequía profesional, porque no llueven buenos contratos y sin embargo, un verano más, llueve sobre mojado.

Seguimos perdiendo profesionales en Andalucía y en España, y no es una cuestión sólo de salarios, sino de estabilidad y realización profesional. Como Sindicato Profesional, apostamos por la asistencia presencial de facultativos en todos los puntos o servicios en los que se dispensa salud, ya que entendemos que así se alcanza la máxima calidad asistencial a la población, pero esto ha de conseguirse mediante la contratación de más profesionales y dotación adecuada los Servicios. La Salud de la población no se consigue sobrecargando a los facultativos que tenemos. En algunos puntos de la provincia vemos con frecuencia turnos de trabajo mensuales que oscilan entre las 250-300 horas. Creemos que esta planificación de la asistencia urgente es una forma de esclavitud impropia del siglo XXI y supone al mismo tiempo un problema de seguridad hacia los pacientes y un atentado contra la salud de los profesionales: como Sindicato no vamos a consentirlo, y estamos dispuestos a recurrir a las oportunas medidas legales/judiciales si estos hechos se siguen repitiendo.

Por otro lado, y aunque no es la solución al problema, entendemos que los profesionales de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (ya sean DCCU o Dispositivos de Apoyo) deberían tener acceso a los módulos de continuidad asistencial en su puesto de trabajo, como ya sucede en Centros de Salud y Urgencias de Hospital. Es un tema de justicia y de acabar con una situación de
agravio comparativo de profesionales
que por los mismos motivos que el resto de sus compañeros (dificultad en la cobertura del servicio y exceso de demanda) se ven obligados a un sobreesfuerzo durante buena parte del año.

Por supuesto y como siempre hemos hecho, nos ofrecemos a tender puentes con la administración en la búsqueda de soluciones que supongan mejoras en la asistencia a la población cordobesa así como mejoras reales para los facultativos cordobeses.