FdCATS critica la «reculada» del Gobierno con la Ley de Protección y Derechos de los Animales y presenta alegaciones

El texto transpiraba conocimiento, rigor científico y compromiso moral

Protección y Derechos de los Animales
01/04/2022 Imagen reivindicativa de FdCATS sobre el anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales. POLITICA ANDALUCÍA ESPAÑA EUROPA CÓRDOBA SOCIEDAD FDCATS

La entidad de protección felina FdCATS ha criticado la «reculada» del Gobierno de la Nación con la futura Ley de Protección y Derechos de los Animales, pues en la segunda versión del anteproyecto de Ley que ha presentado no responde a la máxima de que, «para un control óptimo de la población felina en España se necesita una Ley acorde a los conocimientos científicos recientes y al compromiso moral de la sociedad actual», por lo que FdCATS ha presentado alegaciones al nuevo texto.

A este respecto y según la información facilitada a Europa Press por FdCATS, entidad inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía, aunque con repercusión nacional, «en Octubre 2021 celebramos un anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales que recogía la gestión ética de la población felina de manera clara. El texto transpiraba conocimiento, rigor científico y compromiso moral con los tiempos que corren».

Sin embargo, «en la segunda versión del anteproyecto de Ley se ha deconstruido la propuesta inicial, estableciendo una diferenciación entre dos tipos de gatos comunitarios, ahora llamados ‘ferales’ y ‘urbanos’. Esta diferenciación tiene consecuencias, tanto sobre el nivel de protección de los gatos, como sobre el método de gestión aplicable a cada categoría de gato».

En FdCATS consideran que «estos retrocesos entre el primer borrador y la versión actual no son aceptables, ya que suponen una verdadera reculada. Sabemos que estos retrocesos son frutos de la presión de algunos colectivos, en particular de los ecologistas y los cazadores, que llevan meses con estrategias de intoxicación y manipulación publicando información sesgada sobre los gatos».

A juicio de FdCATS, «estos colectivos no quieren entender que la gestión ética de la población felina tiene como objetivo principal el control de la población felina, objetivo que las administraciones no han sabido lograr, bien por inacción, bien por emplear una metodología sin efecto alguno», como es «la retirada y matanza de gatos».

Por todo ello, la entidad de protección felina está presentando alegaciones, «para que se vuelva al nivel de la versión anterior del anteproyecto de Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales como base, en lo que se refiere a la gestión de la población felina».

ALEGACIONES PRESENTADAS

Así, con sus alegaciones, FdCATS pide «volver al planteamiento inicial y considerar a todos los gatos no sociables que viven en libertad como ‘gatos comunitarios'», de forma que «la gestión ética de los gatos sea aplicable a todos los gatos comunitarios, y que no exista discriminación basada sobre el lugar de vida de los animales».

Ello implica que la definición de ‘gato comunitario’ es la de aquel «animal, perteneciente a la especie ‘Felis Catus’, que vive en libertad, vinculado a un territorio público o privado, con escaso o nulo grado de socialización con el ser humano, del que depende para su supervivencia, y que carece de persona física titular».

Con sus alegaciones, FdCATS también demanda el «control de todos los gatos comunitarios mediante la gestión ética de colonias (método CER), que es el único método científico de gestión donde se censan, identifican y esterilizan» los gatos y, además, se les «proporciona la atención veterinaria necesaria, retornándoles a su lugar de origen», a la ves que «se regula la alimentación por personas autorizadas y se mantienen sus zonas en un estado optimo, en cuanto a condiciones higiénico sanitarias».

En opinión de la entidad de protección felina, «para mantener su protección como animal de compañía, no solo se debe controlar su población, sino que también se le debe gestionar de forma ética, asegurando sus necesidades básicas y su estado de bienestar físico y psíquico, como seres sintientes».

Por otro lado, en las alegaciones de FdCATS se establece la definición de ‘colonia felina’ como la del «grupo de gatos comunitarios que viven en libertad vinculados entre sí y, especialmente, con el territorio que habitan, público o privado, y en el que tienen sus recursos de subsistencia de forma directa o indirecta».