Texto: Javier Sánchez

Reportaje gráfico: RAM


Amor, humor, intriga y lo sobrenatural unidos a unas canciones inolvidables y unos efectos escénicos extraordinarios. El musical Ghost, un clásico que cosechó dos Oscars y un Globo de Oro, siendo la película más taquillera en 1990, ha cosechado un rotundo éxito en su estreno en el Gran Teatro de Córdoba.

Para la obra, los cantantes David Bustamante y Ricky Merino se alternan el personaje de Sam y representarán un total de siete funciones.

Ana Dachs dará vida a la inigualable Molly.

Por su parte, Christian Sánchez interpreta el papel de Carl, el amigo de Sam.

Trucos de magia, efectos especiales, múltiples cambios de escenografía y temas inolvidables como Unchained Melody.

Córdoba vibró anoche con esta mágica historia en un espectáculo que duró dos horas aproximadamente.

En total, 41 escenas que recrean la película, con una puesta en escena de la mano del ilusionista Paolo Carta.