Continua la protesta y el comercio ambulante de Córdoba se lanza a las calles dejando sin mercadillos este martes, un colectivo formado por unas 600 familias y que ha convocado más de 300 furgonetas en el centro de la ciudad para bloquear el tráfico como señal de protesta para que sean escuchadas sus demandas y acabar con la «discriminación» que sufre este colectivo.

Reportaje gráfico: Laura Martín