Ha llegado el momento de despedirse, cargados de sueños e ilusiones, y regresar a los campos de refugiados del Sáhara. Tras dos años de suspensión a causa de la Covid-19, este verano ha regresado el programa Vacaciones en Paz en el que 113 niños saharauis han disfrutado de un mes de piscinas y revisiones médicas en Córdoba con sus familias de acogida, como María, Paula e Isabel, entre otras. Ellos son «los mejores embajadores», destaca la presidenta de la Asociación Cordobesa de Amistad con los Niños Saharauis (Acansa), Ana Ramos, a Insitu Diario, pues «visibilizan y son la cara de las condiciones que sufren en un territorio ocupado donde son sometidos diariamente».

Reportaje gráfico: RAM

Noticia completa aquí.