Las reacciones de 12 hosteleros cordobeses a las restricciones impuestas por la Junta

Francisco de la Torre, presidente de Hostecor, y empresarios como Alberto Rosales, Periko Ortega, Miguel Cabezas o Baldomero Gas, entre otros, nos han dado su parecer sobre esta nueva realidad y las consecuencias que tendrá en el sector

0

Rocío Górriz

El pasado jueves, la Junta de Andalucía daba a conocer las restricciones que desde ayer debían hacerse efectivas en Córdoba capital. A partir del pasado fin de semana en los establecimientos hosteleros se limita el aforo al 50 por ciento y a seis personas el número de miembros de los grupos que podrán reunirse. Y los locales deberán bajar la persiana por completo a partir de las 22:00 horas.

Francisco de la Torre, presidente de Hostecor se muestra contundente: «Son medidas injustas porque vuelven a centrar el foco de las limitaciones en el sector de la hostelería, donde los contagios son muy escasos (hecho probado científicamente). Además, si estas restricciones sólo se aplican a este sector, de poco va a servir. Estaríamos de acuerdo en que esas medidas impuestas a la hostelería se ampliaran al resto de la sociedad. Es más, con las actuales medidas se potenciarán los botellones, reuniones familiares y de amigos».

Igualmente, señala que «no vienen acompañadas por ningún tipo de ayuda después de nueve meses con unas mermas importantes». Y añade: «Nos dejan sin poder dar el servicio de cena porque para eso también se deberían adelantar los horarios de cierres de oficinas y establecimientos». Aún así subraya: «Si bien hemos tenido el compromiso de la Junta de Andalucía para crear una mesa del sector con Consejerías de Hacienda y de Presidencia con el objeto de buscar soluciones y ayudas al sector (moratorias en los bancos, suministros, etc)».

Francisco de la Torre, presidente de Hostecor
Francisco de la Torre, presidente de Hostecor Foto: RAM

Insitu Diario ha querido pulsar la opinión de algunos de los principales hosteleros de la ciudad sobre esta nueva realidad. Y esto es lo que nos han dicho:

Paco Mulero, gerente de Mercado Victoria: «Estoy molesto porque parece que los hosteleros somos los obedientes y somos ejemplos ideales para que las cosas se cumplan. En nuestros locales tenemos controlados a nuestros clientes pero los contagios vienen cuando se van de allí y acuden a botellones y reuniones con familia y amigos. Igualmente, echamos de menos más ayudas y el que las autoridades hayan sido más dialogantes antes las peticiones del sector. También deberían haber sido más flexibles y extender el horario de cierre hasta las 23:00 horas para que no perdiésemos el servicio de cenas. Así que reforzaremos nuestros servicios de take away y delivery».

Ángel Sánchez, La Taberna de Almodóvar: «Esto es un torpedo más en la línea de flotación de la hostelería cordobesa en general. Si antes andábamos con muletas, ahora lo haremos de rodillas. No sé por qué se ha tomado con la hostelería cuando en ésta los contagios apenas llegan a un 3%. ¡Siempre pagamos los de siempre! Aquí no tenemos costumbre de cenar a las 20:00 horas, por lo que nosotros cerraremos La Taberna de Almodóvar para el servicio de cenas».

Fernando Villena, El Envero: «Me parecen unas medidas desastrosas para la hostelería cordobesa en general, y en particular para los restaurantes ya que nuestra actividad se centra tanto en comida como en cena. Ante los horarios que nos han impuesto, nosotros sólo daremos el servicio de comidas y nada de cenas. Eso sí, pondremos en marcha el servicio tanto de take away como de delivery en los horarios de almuerzo y cena y esto incluye una estupenda carta de vinos».

Alberto Rosales, Grupo Puerta Sevilla: «Son medidas muy arbitrarias y sin fundamentar ni sanitaria ni económicamente. Los informes de contagios en la hostelería son mínimos. La institución tiene que velar por quien no cumpla. Somos parte de la solución. No somos el problema. Estimábamos que entre un 15 y un 20% de la hostelería cordobesa echaría el cierre tras estos meses tan duros. Pero ahora nos podemos acercar a un 50% y los que sobrevivan estarán endeudados muchos años.

En nuestro caso, intentaremos seguir como hasta ahora y si vemos que la gente no sale a cenar, cerraremos y más gente al ERTE. Sí que abriremos comida para llevar. Estamos trabajando en ello».

Baldomero Gas, Bodegas Mezquita: «No me parecen bien las medidas tan drásticas y desproporcionadas porque el porcentaje de contagios en la hostelería es muy bajo, no supera el 3,5%. La reducción del horario y el aforo nos van a incrementar las enormes pérdidas que llevamos acumuladas desde que empezó la crisis. Y no tenemos ninguna compensación. Tenemos que seguir pagando impuestos, alquileres, ERTEs y todos los gastos. Para intentar compensar la bajada de ventas vamos a hacer una campaña sobre las ventajas de cenar temprano«.

Juan Ceular, Ristorante Italiano Sí, quiero: «La verdad es que estamos muy cabreados. Pienso que es incoherente las cosas que dicen de cerrarnos a las 22:00 horas, ya que de 22:00 a 0:00 horas hay los mismos contagios que de 8 de la mañana a 4 de la tarde. Todo esto va a afectar mucho a muchos compañeros nuestros. Habrá muchos que tengan que cerrar y para siempre. Es una pena con lo que cuesta levantar un negocio que se nos impongan unas medidas tan drásticas, en vez de haber sido un poco más flexibles y cerrar por ejemplo a las 23:00 horas».

A nuestro negocio, esperemos que no le afecte mucho. Confiamos mucho en nuestra amplia familia de clientes que nos aman. Hemos establecido unos lazos muy grandes de fidelidad, y pienso que van a responder bien con nosotros como siempre nos demuestran.

Sí que es verdad que lo que tenemos pensado ahora mismo es abrir al medio día y cerrar al medio día un poco más tarde nuestra cocina por la noche dedicarnos sólo al servicio exclusivo a domicilio. Abrir el servicio nocturno a domicilio y dedicarnos a él exclusivamente por la noche, hasta que duren estas medidas».

Adrián Caballero, Regadera: «Estamos ante una situación nueva, en la que la salud pública y la de nuestros mayores ha de ser la prioridad absoluta, por lo que no nos queda más que aceptar estas nuevas limitaciones, adaptarnos a ellas de la mejor forma posible, y esperar que la responsabilidad de la ciudadanía haga también su parte.

Por supuesto tenemos que seguir. Tenemos que verlo como una oportunidad para probar otros hábitos de consumo, otra forma de relacionarnos e intentar tener unos horarios más “europeos” a la hora del almuerzo y la cena. Quizá le acabemos cogiendo el gusto y le veamos por fin las ventajas a cenar y almorzar más temprano.

Para facilitarlo, Regadera pasará desde hoy mismo a tener una cocina “Non Stop” de Lunes a Domingo, desde las 13:00 hasta las 21:00 horas. En ese horario será posible disfrutar de nuestra cocina de siempre, de nuestras celebradas tartas caseras, y de por supuesto también, tomar una copa en un ambiente distinto, seguro y relajado».

Miguel Cabezas, Grupo Cabezas Romero: «Está nueva situación nos ha pillado trabajando lentamente, pero planeando estrategias con vistas a la Navidad, enero y febrero… cómo aguantar hasta marzo, que parece ser que es cuando se prevée estar mejor en toda esta pesadilla.
Lo entendemos, pero nos afecta mucho que se reduzca al 50% la limitación del aforo. Volvemos a tener que mandar trabajadores al ERTE. No cuaja la estrategia de retorno a la normalidad del grupo, ya que nos estaba costando mucho esfuerzo construir horarios y rentabilizarlos En fin, no hay otra y seguiremos trabajando para llegar al objetivo que nos habíamos marcado».

Rocío Villar, Taberna Miguelito: «Estoy muy enfadada porque no están metiendo a la hostelería en general en un saco que no es el adecuado. Todos los hosteleros estamos cumpliendo las normas pero nosotros no somos el problema sino el cliente. Tenemos que hacer de policías para que la gente cumpla las normas. De hecho, ahora nos obligan a cerrar antes pero el cliente puede seguir juntándose en su casa con otras personas porque no va a poder venir a un bar.

Estamos viendo la manera de potenciar el mediodía y la tarde. Seguiremos trabajando los menús diarios de martes a viernes e incluso preparándolos para que la gente se los pueda llevar a casa. Vamos a poner por lar tardes churros con chocolate, al igual que en los desayunos y fortaleceremos la coctelería. E incluso abriremos un poco antes la cocina por la tarde por si alguien quiere venir a cenar algo o llevárselo a casa».

Periko Ortega, ReComiendo y Matraca Bistró: «La hostelería es el chivo expiatorio de todo lo que está pasando. Nos quieren matar pero no lo van a conseguir. Es absurdo que le pidamos a nuestros clientes que vengan a cenar a las 20:00 horas cuando es la hora de salir de sus puestos de trabajo. Mi realidad es que esta semana voy a tener un 60% de cancelaciones. No podremos mantener mucho más tiempo esta situación ¡Está jodida la cosa! Animo al público que no quiera salir a pedir el take away de Matraca Bistró para comer bien en casa».

Rafael López, Taberna El Pisto: «Son circunstancias difíciles y las medidas impuestas aún más. Creo que la hostelería es un sector seguro y que están criminalizando. El problema está en otro sitio. En nuestro caso, vamos a abrir sólo para dar servicio de comidas, a excepción de viernes y sábados, en que permaneceremos abiertos de hora de apertura hasta cierre».

Antonio López, Restaurante Tellus: «No sirve de nada que nos cierren a las 22:00 horas ya que la gente puede seguir reuniéndose en casa, aunque el toque de queda servirá de algo. Yo apelaría a la responsabilidad personal. Esta soluciones van a acabar con muchos puestos de trabajo y llevarán a muchos establecimientos al cierre.

Nos sentimos muy afectados. Vamos a cerrar todas las noches (salvo viernes y sábado noche por el servicio de comida para llevar). Por su parte, el servicio a domicilio funciona pero somos muchos en la plantilla y hay que cubrir gastos por lo que vamos a abrir de lunes a domingo. Potenciaremos las meriendas. Por ahora no voy a despedir a nadie, ni a solicitar ERTE alguno».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.