Callejero gastro cordobés sólo para carnívoros muy carnívoros

Raza y Dehesa, Viva Urban Food, Asador Bucán o Marengo Brasserie están entre los destinos en los que disfrutar de un buen solomillo, chuletón, tomahawk, o incluso una hamburguesa súper premium

Ser carnívoros pro no es tarea fácil. Los auténticos meat lovers conocen a la perfección las bondades, fortalezas y debilidades de la carne de cada raza animal, de cada corte, y el punto óptimo para que el consumo de cada pieza sea una fiesta.

El puesto de Raza y Dehesa, capitaneado por el chef Jesús Barranco, en Mercado Victoria, resulta parada obligatoria para los amantes de la carne más excelsa. No sólo hacen algunas de las mejores hamburguesas de la ciudad, sino que buscan continuamente piezas únicas traídas de diferentes zonas del país, y que cuentan (algunas de ellas) con una maduración en cámara que las convierten en auténticas joyas sobre el plato.

Foto: Raza y Dehesa

En Asador Bucán (Carretera del Aeropuerto KM 2,5) buena parte de su despensa se nutre del norte de Córdoba. Su día a día es un claro homenaje a la dehesa de nuestra provincia, que proporciona una materia prima excelsa.

Chuletones madurados de vaca retinta, simmental, angus cordobés, madurado de buey, solomillo de vaca, lomo bajo de vaca, Hamburguesa de Buey con queso de cabra madurado y mayonesa de hoisin

El cerdo 100% de raza ibérica es otro de los tesoros gastronómicos de la zona. No hay más que probar su pierna crujiente de cochinillo ibérico asado a la leña; el tomahawk de cerdo ibérico; la presa ibérica de bellota a la brasa de olivo; el solomillo ibérico; o lagarto ibérico de bellota a las brasas.

Digna réplica encuentra en la paletilla de cordero asado lentamente con aromas de monte; la costillas tiernas al fuego de olivo; o el picantón a la parrilla.

Foto: Asador Bucán

Marengo brasserie (Calle Santa Ana de la Albaida, 1) es la última apertura del mismo grupo de restauración al que pertenece Tu Eat y Bodegas Trasmallo. Ubicada en el Club Hípico es el paradigma de brasserie mediterránea.

Los hermanos Ceular han convertido este encantador enclave en el reino de las brasas (presa, pluma, picanha de angus, mollejas, secreto, presa, lomo bajo y alto de rubia gallega) y en una opción más que apetecible para el público familiar que busca buen producto y un espacio donde comer de lujo y poder disfrutar grandes y pequeños.

Las brasas son también la especialidad de Viva Urban Food (Historiador Díaz del Moral, 5), que cuenta en su carta con pluma ibérica de bellota con aceite de ajos tostado, costillar de cerdo a la brasa y salsa barbacoa, chuletón de vaca vieja madurada 45 días.

Foto: Viva Urban Food

Asador El Portón (Av. Isla Fuerteventura, 56) ya se ha convertido en uno de los clásicos de la ciudad. Juan José Nigro ha convertido en un arte el paso por las brasas de cortes como: vacío, entraña, solomillo de cerdo ibérico, costillar de cerdo, secreto ibérico, presa ibérica del Valle de los Pedroches, entrecot de vaca gallega, solomillo de vaca gallega, chuletón de vaca rubia gallega, solomillo de vaca pinta, lomo alto y bajo de vaca pinta de Cantabria, picaña Angus y abanico ibérico.

¿Su secreto? Su carbón no es normal y eso se traduce en el sabor de los productos. Se trata de un carbón artesanal que le proporciona un piconero de La Carlota y Aldeaquintana. 

Foto: Restaurante Montevideo

Restaurante Montevideo acaba de trasladar su sede a Tomás Conde, 11. Un entorno privilegiado para dar buena cuenta no sólo de carne sino especialidades uruguayas caseras.

En plena Judería, a quienes gustan de hincarle el diente a una carne premium, pueden hacerlo en forma de T-Bone o lo alto de Angus, vaca negra avileña o retinta. Un bocado único resulta su rack de vaca Holsein y el tomahawk de rubia gallega.

En su apartado de carnes importadas destaca el angus, en forma de la colita, picanha o lomo alto.

Presa o solomillo son las mejores opciones para los amantes del cerdo. Y delicioso resulta, igualmente, su cordero lechal.

Rocío Górriz