El ‘top ten’ de los mejores salmorejos de Córdoba (y provincia)

El ranking de los diez imprescindibles incluye a Bodegas Campos, La Salmoreteca, D-Merkdo, Regadera o Japanish Tapas entre otros ¡Para conocer al resto de seleccionados, lee nuestra selección hasta el final!

0

A pesar de ser el plato más icónico del recetario cordobés, no son tantos los establecimientos que elaboran salmorejos de ejecución perfecta.

Al margen de que su receta sea más o menos clásica o incluya notas de innovación y presentaciones vanguardistas, la base es común a todos ellos. Hay mucha controversia (y literatura a partes iguales) sobre los ingredientes, pero no nos engañemos la ortodoxia salmorejil lo dice bien claro: necesitamos tomates maduros, pan asentado de telera, ajo, sal, vinagre y un buen AOVE cordobés.

No obstante, la cocina moderna ha ido más allá y los chefs se esfuerza para que sus salmorejos sigan sorprendiendo al comensal pero sin perder la esencia del plato.

Una de las versiones más clásicas llega de la mano de Bodegas Campos. Su cremosidad y densidad es verdaderamente sobresaliente. Como guarnición lleva jamón ibérico, PX gelificado y huevo duro ¿para qué mas?

Foto: Bodegas Campos

Un acompañamiento muy similar es el que lleva el salmorejo de La Cuchara de San Lorenzo, donde el chef Paco López se mantiene fiel a la receta primigenia y le da un papel muy importante al aceite como colofón final.

Foto: Gastrotaberna Macsura

Salmorejo cordobés acompañado de jamón ibérico, huevito duro y aceite de oliva es la propuesta de Jhon MCelyea, de Gastrotaberna Macsura. Un magnífico sitio en la Judería para familiarizarse con el acervo gastronómico cordobés.

Foto: D-Merkdo

Versiones deluxe

Un auténtico lujo sobre la mesa es el salmorejo con jamón ibérico de bellota y huevo duro de D-Merkdo. Con una ejecución impecable, se presenta como una auténtica joya que logra deslumbrar a la vista y, por supuesto, al gusto.

Foto: La Casa de Manolete Bistró

Ilustre, gustoso y elegante es el salmorejo ‘De grana y oro’ con anchoas y alcaparras de La Casa de Manolete Bistró. Un auténtico must de este templo gastronómico que recientemente recibía la visita de la Familia Real Saudí y cuyo chef, Juanjo Ruiz, es también el artífice de La Salmoreteca.

Foto: La Salmoreteca

Con sede en el Mercado Victoria y tienda propia -próximamente- en la Calle Jesús María, no deja a nadie indiferente gracias a los originales sabores de sus salmorejos, y las correspondientes guarniciones de la más variada índole. Así pues, los visitantes de este conocido mercado gastronómico pueden elegir entre el salmorejo clásico, el de aguacate, el de maíz, tinta de calamar, remolacha, de setas y trufas, etc.

Foto: Regadera

La creatividad bien entendida

Digna réplica le da uno de los cocineros más innovadores de la ciudad, Adrián Caballero. Su restaurante, Regadera, tiene en carta un salmorejo con migas de jamón ibérico y huevo, y bollito de boloñesa ibérica absolutamente delicioso.

Foto: Japanish Tapas

Igualmente atrevida es la versión que ha creado el equipo de cocina de Japanish Tapas, en la localidad de Lucena, y que han bautizado como Salmón-Rejo con tataki de salmón y migas de panko.

Sin salir del municipio, los amantes de la cocina más clásica pueden deleitarse con las dos versiones de salmorejo de Restaurante El Valle: salmorejo de remolacha, anchoa y queso manchego; o salmorejo cordobés con taquitos de jamón ibérico y verduritas crujientes

Foto: Alma Ezequiel Montilla

En el cercano pueblo de Puente Genil está uno de los los últimos establecimientos incluidos entre los recomendados de la prestigiosa Guía Michelín. Se trata de Alma Ezequiel Montilla, un restaurante que rezuma amor por la cocina cosmopolita de base cordobesa en cada plato. No hay más que degustar su salmorejo cordobés, atún rojo y frambuesas para dar buena cuenta del amor y el respeto de su chef por el oficio y por el producto.

Foto: Karán Bistró

El viaje por la provincia bien vale una parada en Pozoblanco. Todo sea por probar el salmorejo con jamón ibérico y albahaca de Kàran Bistró. Una auténtica obra de arte gastronómica como todas las propuestas de Carlos Fernández, el alma de esta singular casa de comidas, cuya leitmotive gira en torno a las bondades de la dehesa y la sostenibilidad.

Rocío Górriz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here