Inicio Magazine Gastronomía Ezequiel Montilla, chef de Alma: ‘Hay que salir fuera de España para...

Ezequiel Montilla, chef de Alma: ‘Hay que salir fuera de España para valorar el producto y el talento cordobés’

Su carta es un viaje por los sabores de la provincia, base de su memoria gustativa cultivada en un periplo con parada en Londres, Marruecos y la propia capital cordobesa

0

En cada plato de Ezequiel Montilla, chef de Alma Ezequiel Montilla, se materializa el sentimiento humano y universal de que lo esencial es invisible a los ojos. Su travesía por Londres, Marruecos y Córdoba lo moldeó profesionalmente pero finalmente fue la brújula del corazón la que lo llevó a su punto de partida, su propio pueblo.

Bajo este sugerente y poliédrico nombre, ha creado un nuevo concepto culinario que Puente Genil ha acogido con los brazos abiertos y que ya se ha convertido en un referente foodie más allá de sus fronteras.

«El alma de Alma comenzó en 2012 en Londres. Allí estuve en una cocina china que fue el inicio de mi carrera profesional. Después trabajé en un restaurante ruso-inglés, donde permanecí durante dos años y medio. Es el lugar que más me ha marcado personal y profesionalmente. Empecé fregando platos y acabé como segundo jefe de cocina», afirma orgulloso desde rooftop del Hotel Patio del Posadero.

El azar aún tardaría en ponerlo en la senda de sus raíces: «Mi siguiente destino fue un restaurante ítalo-inglés de un hotel de cinco estrellas. Después trabajé durante dos años en un restaurante de hotel de cuatro estrellas marroquí. Y desde allí desembarqué en Córdoba, en el Hotel Eurostar Palace. Definitivamente, de la capital di el salto a Puente Genil para abrir mi proyecto», relata el chef.

¿La razón? «Decidí abrir mi propio restaurante en Puente Genil, sobre todo, porque mi hermana se convirtió en madre. El nacimiento de mi sobrino cambió mi forma de ver la vida. Además, siempre he pensado que no hay nada como estar en casa», reconoce Montilla.

A ambos lados de los fogones

La relación que en su restaurante hay entre cocina y sala es bidireccional. «Trabajar en una cocina abierta añade presión a mi trabajo pero también me aproxima al cliente», admite Ezequiel.

Y concluye: «Crea una responsabilidad mucho más alta porque los clientes ven todo lo que estamos haciendo pero igualmente es un privilegio poder cocinar y trabajar delante de ellos».

En su día a día cuenta con unos escuderos de lujo: «Los miembros de mi equipo son mis mejores embajadores. Nada de lo que está ocurriendo en el restaurante sería posible sin ellos. Son, realmente, el alma de alma«, asegura el pontanés.

Seguro de sí mismo y de su proyecto dice: «Mi carta es un homenaje a los productos de la provincia. Por suerte, al haber vivido fuera de España siempre he valorado más lo que tenemos en casa. La materia prima que tenemos en Córdoba es de envidiar y hemos apostado siempre por ella».

Ezequiel Montilla va más allá cuando destaca que «Hay que salir fuera de España para valorar el producto y el talento cordobés», ya que «cuando se tiene acceso a algo a diario, no se valora».

La fórmula ha convencido a pontaneses y visitantes, y el propio chef revela que el secreto de su éxito radica en «un poco de suerte, pero también en mucho trabajo y sacrificio».

A partir de ahí, admite: «En mis platos hay mucho de mi personalidad. Intento transmitir lo que en realidad soy».

¡Dale al Play y disfruta de la entrevista al completo!

Rocío Górriz/ Audiovisual: Miguel Valverde

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil