Los mejores chocolates del mundo se dan cita en las mesas de los establecimientos cordobeses en forma de postres clásicos, creativos, elegantes, divertidos, de vanguardia… pero siempre, siempre, deliciosos

Uno de los más originales es el Sloth quiere a Gordi de Matraca Bistró: un brownie de chocolate Guanaja, yogur de miel y helado de lotus. Y lo mejor de todo es que lo puedes comprar para llevar.

Pero el chef Periko Ortega no se conforma con esta genialidad y va más allá con el Trifásico, postre estrella de esta temporada en ReComiendo. Se trata de una torta de almendra y AOVE, sopa de chocolate, helado de carajillo y tierra de avellanas ¡Sin más!

Igualmente, en su restaurante matriz presenta De oca a oca y me lo como porque me toca, un juego apto para muy golosos con una mini tableta de chocolate blanco que se convierte en terciopelo al contacto con el paladar.

Su compañero de profesión Paco Villar mantiene en la carta de Terra Olea su ya famoso Chocolate, chocolate, chocolate. Una elaboración en tres texturas para fans ortodoxos.

Más clásica pero no por ello menos buenas es la jugosa y melosa Tarta de la Abuela de Taberna La Montillana. A Antonio Jiménez le sale de 10. La réplica bajo el mismo nombre se la da Francisco Reina en La Taberna del Río.

No lejos de allí se encuentra Cocina 33, con David Carrillo dando forma y el toque maestro a ¡Viva el chocolate!

Pocos conocen los secretos para que salga tan esponjoso y a la vez fundente el coulant de chocolate con frutos rojos de Casa Pepe de la Judería . También lo llevan a domicilio o lo preparan para recoger en local.

El chef Juanjo Ruiz sirve un coulant de chocolate negro 70% cacao con vainilla en La Casa de Manolete Bistró que es para repetir una y mil veces.

Lo mismo ocurre con el Magnum cordobés versión lima-limón de La Cuchara de San Lorenzo. Y su lingote de chocolate de oro y chocolate es digno de las grandes ocasiones.

También resulta deliciosa la tarta de tres chocolates bautizadas como Muerte por chocolate de Bar El Pego

Y desde Casa Rubio proponen unas peras emborrachadas y rellenas de chocolate blanco que bien valen una visita a uno de los establecimientos más míticos de la Puerta de Almodóvar.

Muy original resulta también el crêpe relleno de helado a tu gusto y con chocolate caliente que preparan con esmero en Restaurante Globo. Además, ofertan un bizcocho de chocolate relleno de vainilla y cubierto con chocolate caliente que es una excusa más que suficiente para saltarse la dieta.

Para celiacos, tienen el brownie de chocolate; y su tarta de bizcocho de chocolate es perfecta para los intolerantes a la lactosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.